El reto más grande para integrar el enfoque en materia ambiental, social y de gobierno corporativo (ASG) en las inversiones es la falta de información abierta y la transparencia que las empresas están divulgando al mercado, a pesar de que este es un factor clave y que está tomando relevancia para la toma de decisiones, subrayó Jaspreet Duhra, jefa global de Índices ESG en S&P Indices.

Durante su participación en el Encuentro Digital 2021, organizado por la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore), la especialista reconoció que aunque la divulgación de información sigue siendo un reto, ya se empieza a notar un cambio en los reportes de las compañías, esto si se compara con los últimos 20 años, desde que han estado desarrollando índices con enfoque ASG.

“A lo mejor todavía no es del dominio público, empezamos a invitar a las compañías a que den esta información y mientras más preguntas les hagamos más cerraremos la brecha”, comentó.

En el mismo foro, Margaret Dorn, directora senior de ESG para Norteamérica en S&P Dow Jones, destacó que en el caso de México el reto no es distinto al que se observa en otros países.

“Los retos que México enfrenta son muy similares a los de otros países y regiones que están tratando de integrar ASG en el núcleo de sus marcos de inversión. Pero particularmente, un reto para los responsables de inversión es analizar mucha información en poco tiempo. Es como tomar agua de una manguera con mucha presión y que va cambiando de dirección”, explicó Dorn.

Subrayó que en el país se empieza a notar una mayor necesidad de los inversionistas por recibir información de las empresas que sea más digerible y confiable.

Incluso recordó que para principios del 2022, las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores) tienen el mandato de incorporar las consideraciones ambientales, sociales y de gobierno corporativo en todas sus estrategias de inversión. “Con este nuevo mandato viene también un reto para que otras instituciones la integren a sus estrategias de inversión”, añadió.

Las especialistas comentaron que los datos ASG son una herramienta que ayuda a los inversionistas determinar qué tan bien equipadas están las empresas para enfrentar los riesgos que implica el cambio climático en sus negocios.

Recomendaron a los inversionistas no solo depender de la información disponible o que llega por sí sola de las empresas, sino también deben investigar más allá para estar un paso adelante.

judith.santiago@eleconomista.mx