La automotriz francesa PSA Group informó este miércoles que sus ingresos crecieron un 4.9% en el primer trimestre, gracias a que una ofensiva de nuevos productos la ayudó a superar los efectos cambiarios negativos.

Los ingresos del fabricante de las marcas Peugeot, Citroen y DS se incrementaron a 13,630 millones de euros (unos 14,920 millones de dólares), en comparación con los 13,000 millones de euros del mismo periodo del 2016. En su división autos, la facturación creció a un ritmo más modesto de 2.5%, a 9,020 millones de euros.

PSA, que el mes pasado acordó comprar su rival europea Opel a General Motors, infomó que dos programas de desarrollo conjunto de vehículos con otras compañías ayudarán a impulsar sus ventas del segundo semestre.

La automotriz con sede en París ha repuntado luego de haber estado cerca de la bancarrota y de tener que aceptar un rescate estatal en el 2014, y el año pasado arrojó márgenes operativos en su unidad automóviles de 6%, ayudada por recortes de costos y sus esfuerzos por elevar los precios.

"Podemos ver el comienzo del éxito de nuestros lanzamientos de productos con los primeros efectos en la línea principal", dijo el presidente financiero de la compañía, Jean-Baptiste de Chatillon, en una conferencia telefónica con analistas.

Nuevos modelos, como la minicamioneta Peugeot 3008 y el Citroen C3, ayudaron a mejorar la llamada "oferta de productos", ya que los clientes optaron por las versiones mejoradas, lo que impulsó en 3.7% los ingresos trimestrales y compensó el impacto cambiario negativo de 1%, en gran parte por la depreciación de la libra.

La compañía también elevó sus previsiones de resultados para todo el año. Ahora prevé una expansión del 1% en Europa y del 2% en Latinoamérica.

Las acciones de Peugeot cerraron este miércoles con una baja de 0.26% en la bolsa de París.

erp