IAG vuelve a la carga en su objetivo de consolidarse definitivamente por encima de la resistencia de los 5 euros por acción. Con una ganancia del 4%, la aerolínea ha firmado este jueves su tercera subida consecutiva, alcanzado los niveles máximos desde el pasado mes de junio y deja atrás la corrección empezada el pasado 22 de noviembre precisamente desde los niveles que ahora recupera.

La reacción de la cotización -que el pasado 1 de diciembre perdió el nivel de los 5 euros después de 4 sesiones por encima- coincide con la publicación de los datos de tráfico del mes de noviembre, en el que IAG transportó a 93.6 millones de pasajeros. La cifra supone un aumento del 14.7% más (un 6.4% más pro-forma) respecto al mismo periodo de 2015.

Vueling fue el gran responsable de la subida, con un aumento del 12.3% en su demanda y de un 11.1% en su oferta entre enero y noviembre de este año. Las cifras han sido recogidas con alivio por los inversionistas, que han detenido las ventas en uno de los valores más castigados del año por su exposición al 'Brexit'.

La compañía rebajó sus previsiones tras el no del Reino Unido a su continuidad en la Unión Europa el 24 de junio y sufrió un desplome histórico del 26.86% el 24 de junio que hizo caer la cotización desde los 6.55 hasta los 4.79 euros. Luego se movió con altibajos hasta que en la primera semana de octubre perdió por segunda vez este año el soporte de los 4 euros por acción. Desde entonces, sube más de un 30 por ciento.

La reacción de IAG en Bolsa llega tras el pago, el pasado día 5 de diciembre, de un dividendo de 0.11 euros por acción a cuenta de los resultados del ejercicio 2016.

estrategias@eleconomista.mx