La embotelladora mexicana Arca Continental, parte del sistema Coca-Cola, no tendrá afectaciones por la huelga de trabajadores en su planta de Matamoros, Tamaulipas, de acuerdo con analistas.

“No vemos un impacto significativo, ya que esto es sólo una instalación de 43 (2%) en toda la operación y Arca Continental tiene 20 plantas en México. Mientras tanto, la planta de Matamoros tiene cuatro líneas de producción, que sólo representan 2% del total de 198 líneas de producción, en el país tiene 99”, dijo José Cebeira, analista senior de Actinver Casa de Bolsa.

Desde el sábado 16 de febrero, los obreros de la planta, bajo el Sindicato de Jornaleros, Obreros Industriales y de la Industria Maquiladora, emplazaron a huelga en las instalaciones de la embotelladora, exigiendo 20% de aumento directo al salario y 32,000 pesos de bono anual.

“No hay impacto sustancial en sus operaciones, incluso tienen un programa de emergencia en estas situaciones donde en caso de que se agravara, cuentan con opciones para reubicar su producto y que no se vea un desabasto”, dijo Dianna Iñiguez, analista de Ve por Más.

La suspensión temporal de actividades de su filial Bebidas Mundiales se dio el 18 de febrero de este año, cuando la embotelladora acusó el bloqueo ilegal en la planta, así como falta de garantías de seguridad para sus trabajadores y unidades de reparto.

El analista de Actinver reiteró que la compañía continúa como favorita, pues no ven un impacto significativo en sus cifras, incluso si la empresa acepta las condiciones de sus empleados.

La empresa que dirige Arturo Gutiérrez Hernández es la segunda embotelladora más importante del emblemático refresco rojo en América Latina, tiene un valor de capitalización bursátil de 148,100 millones de pesos, además de ser parte de las 35 emisoras más operadas de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

claudia.tejeda@eleconomista.mx