Grupo Posadas, operador de hoteles en México, estimó que el flujo de turistas hacia los destinos de playa en el país registre un incremento de 15% durante el primer trimestre del 2017 con respecto al mismo período del año pasado.

El crecimiento esperado en el turismo de playa es porque México se ha posicionado como un destino preferido, así como por su cercanía con el mercado de Estados Unidos y por la depreciación del peso ante el dólar, explicó la empresa en un comunicado enviado a la Bolsa de Mexicana de Valores (BMV).

El grupo hotelero continúa trabajando con un plan de desarrollo para operar 34 nuevos hoteles con 5,080 cuartos, los cuales se espera que estén en operación en los siguientes tres años. Dicha operación significará un incremento en la oferta de cuartos de 21% y una inversión total de 457 millones de dólares.

De dichos recursos, Posadas aportará 25%, puesto que será el dueño de dos propiedades vacacionales localizadas en el destino turístico de Acapulco Diamante y el restante 75% estará cargo de inversionistas.

La empresa, cuyas acciones cotizan en la BMV desde 1992, también busca fortalecer sus operaciones en la Ciudad de México y aprovechar las oportunidades que se abrirán con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM). Posadas actualmente opera 145 hoteles (uno propio en Estados Unidos).

judith.santiago@eleconomista.mx