Gruma, la productora mundial de harina de maíz y tortillas, reportó crecimientos de 2.6 y 2% en el flujo operativo e ingresos, en ese orden, en el segundo trimestre de este año frente al mismo lapso del 2018.

“Consideramos que el reporte de Gruma es neutral porque aunque mejoró el volumen en los Estados Unidos y se presentó un impacto operativo adecuado a la estrategia implementada en el primer trimestre de 2019, el ajuste en el volumen de México y el alza en precios en el mercado local neutraliza los aspectos previos”, dijo Roberto Solano, analista de Monex.

En el documento enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), la emisora reportó que sus ventas netas ascendieron a 19,314 millones de pesos y el EBITDA fue de 3,178 millones de pesos. En contraste, la utilidad neta se contrajo 3%, en la comparación anual, al ubicarse en 1,268 millones de pesos.

Gruma informó que volumen de ventas disminuyó 1%, a 1,020 toneladas, lo que se explica por la reducción en su subsidiara Gimsa.

También dijo que sus inversiones entre abril y junio pasado ascendieron a 20 millones de dólares, destinados principalmente a sus plantas en Malasia, Puebla y Tijuana, así como para mantenimiento y mejoras en tecnología.