La operación de compra de Goldman Sachs de bonos 2022 de PDVSA por un valor de 2,800 millones de dólares, tendrá un rendimiento efectivo de 38% promedio, informaron fuentes financieras al medio digital venezolano El Estímulo.

El banco de inversión acordó con el Banco Central de Venezuela la compra de títulos de la empresa petrolera con vencimiento en 2022 con un descuento de 69%, por lo que Goldman Sachs pagará 865 millones de dólares, es decir, 31 centavos de dólar, publicó el pasado domingo The Wall Street Journal.

La transacción se produce en un momento en el que la oposición venezolana presiona fuertemente para que las instituciones financieras internacionales no apoyen al gobierno que se ha colocado al margen de la Constitución.

Pero la operación de Goldman Sachs no obedece a motivos políticos, pues según fuentes cercanas a la operación citadas por The Wall Street Journal, "Goldman está apostando a que un cambio en el Gobierno puede más que duplicar el valor de la deuda, que se negocia con fuertes descuentos de rentabilidad del alrededor del 30% por los miedos crónicos de quiebra".

El creciente autoritarismo del presidente Nicolás Maduro, junto con la crítica escasez de alimentos y medicinas, mantienen a Venezuela sumido en manifestaciones callejeras casi diarias desde hace dos meses y que ha cobrado la vida de 61 personas hasta el 28 de mayo.

Fuentes financieras indicaron a El Estímulo que el rendimiento obtenido será el más alto en dólares de cualquier papel en el mercado. El cupón para los bonos emitidos en 2014 y que vencen en 2022 es de 6% por lo que el rendimiento es de 38% promedio.

De acuerdo con The Wall Street Journal, Goldman no realizó la operación directamente con el gobierno sino a través de un corredor cuyo nombre se desconoce, aseguraron al diario tres de las personas familiarizadas con la venta.

Ricardo Hausmann, ministro de Planificación de Carlos Andrés Pérez en 1992 y actual director del Centro para el Desarrollo Internacional y profesor de Economía del desarrollo en la Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard, califica la transacción como de criminal y pregunta quién fue el intermediario y de cuánto la comisión.

El economista Asdrúbal Oliveros señaló en Twitter que las divisas de la operación serán usadas para alimentar el Dicom, el nuevo mecanismo cambiario del gobierno Maduro que funciona con una subasta semanal.

Venezuela atraviesa por su peor crisis económica en la etapa republicana producto de fuertes controles de cambio y de precios y del desplome de los precios del petróleo, de donde proviene el 96% de los ingresos en divisas de la nación.

Goldman Sachs no es la única institución financiera que apuesta por beneficiarse de la crisis venezolana. JP Morgan según el diario digital español El Confidencial , a pesar de las presiones ejercidas desde la oposición para que los saque de la lista, mantiene los bonos venezolanos dentro de su índice de referencia de deuda soberana de países emergentes.

Esta nota fue publicada originalmente en El Estímulo de Venezuela.