La falta de definición sobre la capacidad de los aeropuertos implicados en la mejora de oferta de recompra de bonos del NAIM limita la posibilidad de valorar los títulos con precisión. La recomendación es mantenerlos en tanto se presenten garantías y cláusulas de penalizaciones, advirtió el banco de inversión Exotix Capital.

En un análisis dirigido a sus clientes, detalla que no queda aún claro el tránsito futuro de pasajeros que funcionará de ancla para el rendimiento que dejará en una corrida a varios años, la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA).

En la nota destacaron que “existe una evidente y pública descoordinación entre los diferentes equipos, (Secretaría de Hacienda, Comunicaciones y Transportes, Turismo y el propio presidente), lo que resulta en señales mixtas para los mercados y los tenedores de bonos del fideicomiso emisor de los títulos, el Mexcat.

El responsable del análisis en el banco de inversión especializado en economías emergentes, Rafael Elías, considera que con estas inconsistencias “los bonos se negociación lateralmente hasta que surja una mayor claridad”. En consecuencia, la recomendación a los tenedores es Mantener los títulos.

Otro factor de incertidumbre que destacan los estrategas dirigidos por Elías en la nota es que existe la probabilidad de que las autoridades de aviación internacional nieguen el permiso para que operen los tres aeropuertos (Benito Juárez, Santa Lucía y Toluca) de manera simultánea.

Por tanto, sigue en el limbo la garantía de la TUA generada por los tres aeropuertos.

Según el análisis, podrían definir en una nueva ampliación de la oferta de recompra pagos de penalización adicionales o cambiar la estructura de los bonos para convertirlos en instrumentos casi soberanos.

“Hoy, estructuralmente, los títulos no son un riesgo soberano oficial. Pero, hacerlos parte de la deuda daría plena fe y garantía de que es el gobierno soberano quien está respaldando”, expuso.

De acuerdo con el análisis de Exotix, consignaron que la opción óptima, aunque menos probable, es que la administración de AMLO realice un análisis de costo-beneficio sobre la cancelación del NAIM y cancele el proyecto alternativo.

Otra opción es que el gobierno proponga un sistema alternativo a las TUA de los tres aeropuertos y ofrezca nuevos instrumentos que reflejen en la medida de lo posible la estructura, garantías y seguridad colateral de los bonos pendientes. Pues hasta ahora, la oferta de recompra es sólo por 1,800 millones de dólares de 6,000 millones recabados con los bonos.

Una tercera posibilidad sería que el gobierno oferte la recompra a la par de 6,000 millones de dólares emitidos, pues cuenta con fondos suficientes para ello, como lo ha dicho en medios de información. El problema con esta alternativa es que se quedaría sin recursos para responder a los tenedores de Fibra E, contratistas y proveedores.

[email protected]