Las acciones de Consorcio Geo, Homex, Urbi y Sare sufrieron un nuevo descalabro en la sesión en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). En conjunto perdieron 209 millones de pesos en capitalización de mercado.

Las cuatro desarrolladoras de vivienda encabezaron la lista de mayores variaciones a la baja.

Consorcio Geo, quien incumplió con el pago trimestral de intereses por 1.3 millones de dólares de un bono emitido en Estados Unidos, fue la que más pérdidas registró en la sesión con una caída de 6.87%, llevando a su acción a un precio de 1.49 pesos por unidad.

Los títulos de Homex, quien el 2 de octubre anunció nueva inyección de capital por 819 millones de pesos, retrocedieron 6.19%, a 79 centavos cada uno. En tanto, Urbi, que anunció un nuevo plan quinquenal de negocios, tuvo un descenso de 5.71%, llevando a 6.93 pesos el precio de su acción, y Sare, quien recibió un aumento de capital por 126 millones de pesos, registró una minusvalía de 3.49%, para cerrar en 0.08 pesos por papel.

“En general no hubo noticias sobre las emisoras que expliquen las caídas, consideramos que fue un tema de salida de capitales debido al poco interés en el sector”, explicó el director de Operaciones de Black Wall Street Capital México (BWC), Guillermo Delgado.

“Hay que recordar que estamos entrando en los dos últimos meses del año, que es cuando se empiezan a armar las carteras de inversión”, detalló.

Operan con bajo volumen

En la sesión el volumen operado por las desarrolladoras de vivienda fue de 38,000 pesos para el caso de Geo; 1.3 millones de pesos para Homex; 244,000 pesos para Sare, y 270,000 pesos para Urbi.

Al año, las vivienderas acumulan operaciones por 84.6 millones de pesos para el caso de Geo; Homex por 305.5 millones; Sare por 147.6 millones, y Urbi por 216.6 millones.

El contraste es marcado si se compara con el volumen de América Móvil, que es la empresa más bursátil del mercado de valores, operó 655.19 millones de pesos y en el año 148,581 millones de pesos.

Otras emisoras que menor volumen operaron fueron Aeroméxico con 5.6 millones de pesos; Unifin, 6.09 millones; Vesta, 22.06 millones, y Volaris, 21.2 millones de pesos.

Las cuatro vivienderas continúan fortaleciendo su estructura financiera luego de que atravesaron problemas de liquidez y su cotización quedó suspendida en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Tres de ellas, Geo, Homex y Urbi, salieron de concurso mercantil en junio y octubre del 2016 y en febrero del 2016, en ese orden.

No obstante, desde su regreso a la Bolsa las acciones de las viviendas acumulan minusvalías. Homex es el caso extremo, sus títulos cuestan 79 centavos y a su regreso en la BMV arrancaron en 22.50 pesos cada uno.

Geo reinició cotización el 16 de diciembre del 2015 a un precio de 10 pesos por título, actualmente se intercambian en 1.49 pesos. Urbi regresó a cotizar con un precio de 14.09 por papel; cerró en 6.93 pesos unitarios.

El director de Operaciones en BWC dijo que la inyección de capital que recientemente anunció Homex “es aire fresco para la compañía”. Explicó que el fraude contable detectado por la autoridad regulatoria de Estados Unidos es un hecho que pesa en la administración anterior que no debería impactar en la empresa que es hoy.

Sare también recibió una capitalización que será destinada para acelerar el proceso de construcción, escrituración y comercialización de las viviendas en 10 desarrollos.

Geo sigue librando sus problemas de liquidez, a pesar de la capitalización que recibió tras su reestructura financiera, no ha logrado levantarse. Urbi ha logrado recuperar la confianza de las instituciones financieras, a decir de analistas, es “la más saludable ante las tres vivienderas”, sus acciones aún no recuperan el piso de 14 pesos por papel.

“En el 2108 no se espera un buen año debido a la renegociación del Tratado de Libres Comercio de América del Nortye (TLCAN) y por las elecciones presidenciales, que suelen ser años lentos y complicados, puede ser que sigamos viendo golpes hacia cierre de año por la reestructuración de cartera, y definitivamente no es uno de los sectores favoritos que puedan levantar el próximo año, aunque especulativamente puede valer la pena mantener a las empresas del sector vivienda en el radar”, concluyó el directivo de BWC.