Amsterdam - Philips Electronics reportó resultados trimestrales mejores a lo esperado, gracias a ganancias extraordinarias y un rendimiento más sólido en sus divisiones de salud y electrónicos de consumo, en la primera señal de un esperado cambio bajo su nueva administración.

Pero el grupo holandés advirtió que el panorama para el resto del año es preocupante dado el débil entorno económico, en medio de un frágil gasto de los consumidores y recortes de presupuesto del Gobierno en mercados clave que tienen un impacto directo en sus tres principales negocios: electrónicos de consumo, equipamiento médico y sistemas de iluminación.

"Seguimos cautos sobre el resto del 2012 dadas las incertidumbres en Europa, especialmente en los mercados de salud y construcción, y la desaceleración de la tasa de crecimiento en la economía mundial", dijo el presidente ejecutivo Frans van Houten en un comunicado.

Reiteró que los resultados del 2012 serían golpeados por cargos por reestructuración e inversiones extraordinarias.

Las ganancias del primer trimestre subieron 80% a 249 millones de euros (329 millones de dólares), debido a que las ventas aumentaron 7% a 5,608 millones de euros. Las ganancias operativas, o previas a intereses, impuestos y amortización (EBITDA), fueron de 552 millones de euros, un alza de 26 por ciento.

Analistas consultados en un sondeo de Reuters había previsto una ganancia de 186 millones de euros en el primer trimestre y un EBITDA de 433 millones de euros, sobre ventas trimestrales por 5,436 millones de euros.

Los inversionistas buscaban señales de que los cambios en el directorio y las medidas de reestructuración están comenzando a dar frutos. Los resultados son la primera evidencia de un cambio ahora que Van Houten ha estado al frente de la compañía por un año.

Philips, el mayor productor de electrónicos de consumo de Europa, el mayor fabricante mundial de equipos de iluminación y uno de los tres principales fabricantes de equipamiento médico, culpó de su pobre rendimiento durante el año pasado a un débil crecimiento económico, un frágil gasto de los consumidores y recortes de presupuesto de los gobiernos a varios de sus mercados clave.

La empresa ha luchado por competir con fabricantes asiáticos de consumos de electrónicos de menores como televisores, mientras los recortes a los presupuestos de gobierno y otras medidas en Estados Unidos y Europa han golpeado la demanda por sus sistemas de iluminación y equipamiento para hospitales.

Los resultados del primer trimestre fueron impulsados por ganancias extraordinarias que incluyen una ganancia relacionada con la venta de su participación en la marca de café Senseo a su socia Sara Lee Corp., e ingresos por la venta de su grupo de oficinas de alta tecnología en Holanda.

ros