Fomento Económico Mexicano (FEMSA), la embotelladora más grande de Coca-Cola en el mundo, reportó una caída de 31.3% en las utilidades generadas durante el primer trimestre del año en comparación con el mismo lapso del 2020, las cuales cerraron en 6,260 millones de pesos.

Dicho resultado “refleja una base de comparación difícil en el primer trimestre del 2020 que se benefició de una ganancia cambiaria relacionada con la posición de efectivo denominado en dólares de FEMSA, impactada por la depreciación del peso mexicano”, argumentó la emisora en el documento publicado en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Mientras que los ingresos totales ascendieron a 124,473 millones de pesos o 1.8% más que los reportados entre enero y marzo de 2020 y el flujo operativo (EBITDA) apenas ganó 0.1 por ciento.

Entorno retador

El director general de  FEMSA, Eduardo Padilla, dijo en el reporte que “el entorno de consumo sigue siendo retador y la seriedad de la emergencia sanitaria se mantiene, ya que los esfuerzos de vacunación son incipientes en la mayoría de las regionales en donde operamos. Por lo tanto, direccionalmente seguimos progresando, pero debemos mantenernos alerta, disciplinados y ágiles”.

En el negocio de salud, los ingresos aumentaron 16% en comparación con el primer trimestre de 2020, con un alza en las ventas mismas tiendas de 15.5% en promedio. En combustibles los ingresos se contrajeron 21.4%, afectado por una disminución de casi una cuarta parte del volumen promedio de clientes a causa de la reducción de la movilidad.

En cuanto al sector de proximidad, en donde consolida la cadena de tiendas de conveniencia Oxxo, tuvo una caída de 4.8% en los ingresos y 6.5% en las ventas mismas tiendas, se lee en el reporte trimestral de FEMSA.

judith.santiago@eleconomista.mx