La elección presidencial en EU

Ha mantenido expectantes a los mercados por la fuerte posibilidad de que el candidato republicano Donald Trump logre convertirse en presidente de ese país el próximo 8 de noviembre, tras hacer una campaña en la que ha dejado muy en claro la posibilidad de renegociar las condiciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, lo cual podría afectar gravemente a nuestro país debido a que prácticamente 80 % de nuestras exportaciones se va a Estados Unidos.

El candidato Trump ha responsabilizado a México de una parte importante de la pérdida de empleos en la Unión Americana, no sólo por las empresas de su país que se han venido a establecer al nuestro por mano de obra barata, sino también por la gran cantidad de inmigrantes mexicanos que se han ido a residir a ese país, amenazando con tomar medidas que podrían gravar las remesas de éstos, que hoy representan una de las más importantes fuentes de divisas para nuestro país.

Tan sólo para que se den una idea del nerviosismo que el factor Trump tiene en la cotización del peso, previo al debate éste se ubicaba en 19.8963 pesos-dólar.

Al finalizar, y tras varias encuestas dar un triunfo en el mismo a Hillary Clinton, el peso se había apreciado a 19.5612 pesos-dólar.

Aún quedan dos debates y las encuestas siguen muy apretadas, lo que significa que el factor Trump seguirá siendo motivo de volatilidad para el peso mexicano de ahora y hasta las elecciones. Después dependerá de quien gane las mismas.

Los precios del petróleo

Han tenido un repunte interesante a lo largo del año, gracias a la estrategia que han seguido los miembros de la OPEP de amenazar con congelar sus niveles de producción actuales en un intento para tratar de balancear la sobreoferta que existe en el mercado.

El más reciente fue el miércoles pasado en una reunión informal en Argelia, donde la mayoría del mercado apostaba por que una vez más no pasaría nada; sin embargo y, para sorpresa de todos, la OPEP anunció que habrían llegado a un acuerdo para disminuir la producción diaria en aproximadamente 1 millón de barriles y congelar su producción en niveles de entre 32.5 y 33 millones de barriles diarios.

El mercado reaccionó de inmediato con un alza de prácticamente 7% en los precios del oro negro y más de 5% de ganancia semanal.

Sin duda, el que el precio del petróleo suba es bueno para México y sus ingresos; sin embargo, el acuerdo deja fuera a Irán y no será hasta una reunión formal en noviembre que los miembros de la OPEP asignarán las cuotas a congelar por cada país. Otra vez patearon la lata.

Según diversos analistas, podría tardar hasta seis meses en que se llegaran a sentir en el mercado los beneficios del acuerdo, y varios más ven con escepticismo la posibilidad de que dicho acuerdo efectivamente se cumpla y se lleve a la práctica.

Más volatilidad para el peso.

Finalmente, y en un intento por anticiparse a las posibles repercusiones que la debilidad del peso puede tener en la inflación, el jueves pasado el Banco de México incrementó su tasa de referencia por tercera vez en el año llevándola a 4.75%, sin que esto tuviera gran impacto en el tipo de cambio; sin embargo, aún existe la posibilidad de que la Fed suba la suya en diciembre, manteniendo la expectativa y volatilidad en los mercados.

La única forma de tener un futuro cierto en el peso es a través de las coberturas que son seguros de precios.

*Alfonso García Araneda es director general de Gamaa de Derivados.

[email protected]