En el primer trimestre del 2021, la fortuna del magnate mexicano Carlos Slim se redujo en 82,823 millones de pesos, 49% de lo que perdió en el mismo trimestre del 2020 y muy contrastante con el aumento de 129,280 millones de pesos que registró su fortuna en el último trimestre de un año antes. El ciclo de la riqueza de Slim, ha dibujado en forma fiel, el comportamiento de la evolución de la pandemia en México, la razón de ello es que sus empresas se ubican en los sectores estratégicos de la economía del país, mostrando con ello, que lo que pasa a las empresas de Slim, le pasa a México y viceversa.

En el último trimestre del 2020, la relajación de las medidas sanitarias y el aumento de la convivencia, detonó una fuerte cadena de contagios, misma que el 11 de enero y de acuerdo con las cifras de la Secretaría de Salud, alcanzó un récord de 20,695 casos en un solo día, superando ampliamente los 9,126 contagios del 20 de julio, que fue el pico de la primera ola en el 2020. La descomposición de las expectativas de mejora que llevaron a casi agotar la capacidad instalada de atención en los servicios médicos en el país, obligó de nueva cuenta a echar marcha atrás en la apertura de algunas actividades, el regreso al confinamiento y de nuevo a la contracción económica.

En contraste con el comportamiento financiero y operativo de las empresas de Slim en el 4T20, en que se registró un incremento importante en el valor de mercado de todas las empresas, en el 1T21 la baja se presentó a la inversa con la misma característica, es decir, en esta ocasión solo la Minera Frisco, logró incrementar su valor, ello gracias al mayor volumen de producción de cobre que se logró aprovechando el contexto de aumentos récord de su precio en los mercados internacionales, además de la depreciación del peso respecto al dólar.

En general el 1T21 fue malo para las empresas del magnate mexicano, aunque el impacto fue mayor en América Móvil, debido a que es también la empresa más importante de su conglomerado. Durante el trimestre redujo su valor de mercado en 40,069 millones de pesos, lapso en el que el ingreso neto de la telefónica retrocedió 0.8%, respecto al mismo trimestre del 2020, además registró una reducción de 82.4% en el costo de la fluctuación cambiaria, que le permitió terminar con una utilidad neta de 1,810 millones de pesos y que contrasta con la pérdida de 28,862 millones de pesos en el mismo trimestre del 2020.

Desde el inicio de la emergencia sanitaria Grupo Carso implementó diversas medidas de prevención y mitigación para preservar la salud de sus clientes, colaboradores, proveedores y la población en general, y a partir del 19 de diciembre se anunció nuevamente semáforo rojo para todas las actividades no esenciales, en varios estados del país las autoridades locales implementaron reducción de horarios de operación y capacidad de aforo permitido; sin embargo, las plantas de manufactura de cables y autopartes no tuvieron afectación por paro o cierre de operación, ello le permitió GCARSO, incrementar sus ingresos en 12%, aunque el nivel de utilidad fue inferior en 7.7% a la registrada en el mismo trimestre del 2020.

A nivel global y de acuerdo con reportes de las empresas de Slim, la fuerte expansión económica en Estados Unidos que había cobrado impulso en el segundo semestre de 2020 continuó sin cesar en el primer trimestre del año impulsada por noticias de un segundo plan de estímulo fiscal, conversaciones alrededor de un nuevo programa de infraestructura y avances sólidos en el esfuerzo de vacunación. Los pronósticos de crecimiento económico de Estados Unidos para 2021 se mejoraron e inicialmente llevaron a una apreciación del dólar estadounidense frente a la mayoría de las otras monedas debido a los rápidos aumentos en las tasas de interés del dólar a mediano y largo plazo. Algunos países de Latinoamérica, incluyendo México y Brasil, experimentaron nuevas olas de covid que provocaron confinamientos, movilidad limitada y una desaceleración en la actividad económica.

La perspectiva para el corto y mediano plazo es de una acelerada recuperación en la actividad económica y aunque el repunte en la inflación arroja ya señales de calentamiento en la economía, las autoridades monetarias podrías esperar a que la actividad económica esté bien encarrilada par empezar a meter el freno, vía el cambio de sesgo en la política monetaria.

luis.caballero@eleconomista.mx