Las rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. Puede que en pocos activos convenga recordar tanto este mantra de los asesores como en la Bolsa estadounidense, porque el rally pasado y los niveles próximos a máximos históricos invitan a ser prudentes. Los fondos más consistentes del último lustro consiguen ascensos anualizados superiores al 20 por ciento.

El mejor en este periodo es el Vanguard US Opportunities Inv, que avanza un 23% con su apuesta por compañías con un potencial de crecimiento de beneficios por encima de la media que no esté recogido en su cotización.

El Legg Mason Opportunity Fund Class, que tiene una política flexible de inversión, se revaloriza un 21% por ejercicio en el último lustro.

El foco del T. Rowe Price US Large Cap Growth Equity Fund, que sube un 20.5%, está centrado en empresas de gran capitalización con más potencial de crecimiento de beneficios que la media. Amazon, Facebook o Alphabet aparecen entre sus apuestas.

[email protected]