Las necesidades del sector y la innovación tecnológica generan atractivas oportunidades para inversionistas.

El apetito del capital riesgo por los activos relacionados con la atención sanitaria y la salud no parece tener fecha de caducidad.

Después de varios años de fuerte apuesta por el sector, el envite de los fondos sigue resultando tan potente como para imponer un nuevo récord de inversión en el 2018.

La bolsa de recursos pendientes de desplegar en esta industria hace prever que en el año recién empezado este interés tendrá continuidad. La búsqueda de oportunidades del private equity en el campo de la salud no sólo no decae sino que va a más.

Así queda constatado por los registros de Preqin, uno de los pocos servicios de estadísticas que reúnen información de todas las geografías.

Según estos datos, a cierre del pasado noviembre (es decir, a falta de un mes para dar por concluido el 2018), las operaciones de adquisición de los fondos de capital riesgo en la industria sanitaria se valoraban en un importe total de 56,000 millones de dólares.

Esta cifra relativa a la actividad del private equity en todo el planeta es apenas 900 millones de dólares inferior al agregado de inversión mundial en el sector que se contabilizó en todo el 2017.

De ahí que las perspectivas de Preqin no duden en apuntar que el año recién acabado establecerá un nuevo máximo. También en el 2018 se ha materializado la compra más cara desde que sobreviniera la crisis financiera que ha hecho un vehículo de capital riesgo de una compañía en el sector de salud.

Se trata de la inversión que el gigante KKR anunció el pasado junio en el proveedor estadounidense de servicios médicos Envision Healthcare Corporation, tasada en 9,900 millones de dólares.

Recursos disponibles

Las limitaciones de la red asistencial pública, las nuevas vertientes de actividad alumbradas por la innovación tecnológica aplicada al ámbito sanitario y la mayor preocupación de la población por la salud han propiciado un creciente número de oportunidades para los fondos en este terreno.

Esto ha impulsado el volumen de activos del sector bajo gestión de los fondos a 199,000 millones de dólares, según los datos de Preqin, el más alto de la historia.

Dentro de esta cantidad, se incluye una importante bolsa de recursos pendientes de invertir que atesoran los fondos levantados con este foco específico. Vehículos como el que lanzaron el pasado mayo en España Banco Sabadell y la gestoría Asabys Partners, y que concentrará toda su actividad en el sector de salud.

A marzo del 2018, este potencial mundial por desplegar se elevaba a 55,800 millones de dólares, indica Preqin. El capital riesgo seguirá siendo protagonista de la actividad de fusiones y adquisiciones de empresas de esta industria.