A partir de octubre, han salido flujos foráneos del mercado mexicano de capitales.

Entre el 1 de octubre y el 5 de noviembre (último dato disponible), la tenencia de valores del gobierno mexicano en poder de extranjeros registra una contracción de 23,956 millones de pesos (1,200 millones de dólares), según datos del Banco de México (Banxico).

La posición total de títulos gubernamentales en manos de extranjeros se encontraba en 2.148 billones de pesos a principios de octubre, sin embargo, actualmente está en 2.124 billones de pesos.

Por instrumento, los inversionistas foráneos vendieron sus posiciones en Bonos M de largo plazo, los cuales suman alrededor de  9,042 millones de pesos (453 millones de dólares), para alcanzar una cifra de 1.778 billones de pesos.

Los inversionistas extranjeros también se desprendieron de los Certificados de la Tesorería (Cetes) al presentar una cantidad de 13,254 millones de pesos (664 millones de dólares), además los bonos denominados en Udis (Udibonos) mostraron un monto de 1,781 millones de pesos (89 millones de dólares).

Por el contrario, demandaron Bonos D por una cantidad de 121 millones de pesos (6.1 millones de dólares).

También en renta variable

En el mercado de capitales también se llevó a cabo una migración de flujos foráneos, sobre todo en octubre, cuando presentó una salida de alrededor de 134.6 millones de dólares, de acuerdo con datos del  instituto central.

Sin embargo, al hacer un balance, en lo que va de este año, en renta variable ha existido una entrada de capitales extranjeros de 2,011 millones de dólares, para llegar a 135,998.4 millones de dólares.

El analista económico senior de CIBanco, James Salazar, comentó que la migración de flujos extranjeros se derivó básicamente por factores internos, sobre todo a partir de las declaraciones realizadas por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador con relación a que en el mediano plazo México dejaría de exportar petróleo.

El nerviosismo de los inversionistas extranjeros se acentuó aún más, cuando las calificadoras de riesgo Fitch Ratings y Moody’s bajaron la perspectiva a México de Positiva a Negativa, dijo el analista de CIBanco.

Mencionó que el ánimo de los inversionistas foráneos decayó más cuando el gobierno electo tomó la decisión de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), además de la propuesta de eliminar las comisiones que cobra la banca nacional.

Aumenta aversión al riesgo

El analista de mercado de cambios de Intercam Casa de Bolsa, Santiago Fernández, destacó que también existieron factores externos que impulsaron la salida de capitales golondrinos, como el aumento de la tasa de interés de referencia de la Reserva Federal (Fed).

El especialista agregó que, en las últimas semanas, la aversión al riesgo a nivel global ha incrementado, sobre todo en países emergentes, debido a la inquietud que han mostrado los inversionistas foráneos, luego de los fuertes movimientos volátiles que han presentado las divisas de Turquía y Argentina.

[email protected]