Fibra Inn, fideicomiso de inversión y bienes raíces especializado en hoteles de negocio, puso en circulación 3 millones de certificados bursátiles fiduciarios inmobiliarios (CBFI), lo cual se traducirá en una dilución de 0.69 por ciento.

Tras este movimiento, tendrá 440 millones 19,000 certificados en circulación y 50 millones más en tesorería, reportó el fibra a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Explica que la operación es para la compensación de Óscar Eduardo Calvillo, director general, un acuerdo pendiente desde el 2013, cuando fue lanzada su Oferta Pública Inicial (OPI).

De los nuevos cbfi en circulación, se pusieron a la venta 1 millón 50,000 a 13.26 pesos cada uno, recursos comprometidos al pago de la retención del Impuesto Sobre la Renta a cargo del director general. El remanente de 1 millón 950,000 certificados pasó al fideicomiso de control, del cual 80% no se puede vender.

Roberto Navarro, analista de Signum Research, explicó que los certificados estaban pactados a un precio mayor al colocado, en 18.50 pesos por papel.

Agregó que aunque este anuncio ya se conocía desde la OPI, se va a generar un ligero efecto dilutivo sobre las siguientes distribuciones; la próxima será para el primer trimestre de este año.

Este trimestre no esperamos que reporte buenos dividendos, aunado al hecho de que no va a tener crecimiento externo, sino más orgánico. Tiene que ser muy eficientes en los costos para que se traduzca en una buena distribución , consideró.

A 13.30 pesos por certificado, Fibra Inn registra un dividend yiel de 5.30% en la distribución acumulada del 2015, inferior al sector, que se ubica en 6.5 por ciento.

Fibra Inn anunció ante sus inversionistas, que su crecimiento se basa en tres ejes: mejorar la rentabilidad de sus propiedades; crecer vía adquisiciones y desarrollos selectos; además de desarrollar nuevos activos con la Fábrica de Hoteles.

judith.santiago@eleconomista.mx