La tasa de referencia de Estados Unidos se mantuvo sin cambios, entre 0.25 y 0.50%, pese a considerar que sí se han fortalecido los indicadores para un incremento , reconoció el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés).

En el séptimo anuncio monetario del año, argumentan que los del Comité decidieron esperar por una mayor evidencia del progreso consistente para el cumplimiento de estos objetivos .

Las metas son la inflación cerca de 2% y el pleno empleo.

El Comité considera que han continuado fortaleciéndose las condiciones objetivo para una subida de tasas de fondos federales, pero decidió por el momento esperar algo más para tener evidencia de que los indicadores están más cerca del objetivo .

Este párrafo es leído por analistas como Joseph LaVorgna, del Deutsche Bank, como una señal de que se aproxima el incremento.

No obstante al tono del texto, LaVorgna destaca que la votación para dejar la tasa sin cambio fue de 8 a 2, lo que significa que uno de los miembros que creía pertinente la subida desde septiembre reculó su posición en esta reunión.

Tal como lo señala el comunicado, fueron la presidenta del banco de la Reserva de Kansas, Esther L. George, y la gobernadora Loretta Mester quienes mantuvieron su posición a favor de una subida de tasas.

El miembro del Comité que en la reunión de septiembre coincidía con ellas y que ahora cambió su posición fue el presidente de la Fed de Boston, Eric Rosengreen.

Las funcionarias a favor de la subida fijaron el incremento en un rango que va de 0.50 puntos base a 0.75.

En esta reunión no se tenía prevista una rueda de prensa de la presidenta de la Fed, Janet Yellen, quien, en cambio, sí aparece ante medios a explicar el anuncio monetario en cuatro ocasiones en el año: marzo, junio, septiembre y diciembre, lo que había sido tomado por el mercado como un inhibidor de la decisión de subir tasas en esta ocasión.

Sesgo acomodaticio

En el comunicado el FOMC afirmó que la política monetaria permanece con un sesgo acomodaticio que permite apoyar el fortalecimiento del mercado laboral y el retorno de la inflación al objetivo de 2 por ciento.

El índice de precios de gastos de consumo personal en septiembre avanzó 0.2% y el de precios generales subió 1.2%, el mayor incremento desde noviembre del 2014.

En tanto, los datos sobre la salud del mercado laboral en aquel país evidenciaron menor fortaleza también en septiembre, cuando se crearon 165,000 puestos de trabajo, menos de lo estimado por el mercado.

Ambos son indicadores fijados por la Fed como objetivo y guía para el movimiento de tasas.

Con precaución

Pero tal, como lo ha explicado la presidenta de la Fed, Janet Yellen, la decisión también toma en cuenta la situación general de la economía.

Y el diagnóstico, según Olivier Blanchard, ex consejero económico del Fondo Monetario Internacional, es de una economía que se mantiene débil.

En una entrevista divulgada esta semana por Wall Street Journal, Blanchard sugirió a la Fed mover sus tasas casi de puntillas , ante la debilidad de sus indicadores.

Sostuvo el diagnóstico en el impacto económico que sí han tenido la consolidación fiscal; la mediocridad con la que operan sus bancos; el endurecimiento de las condiciones de crédito y, sobre todo, la anticipación con la que los inversionistas y consumidores están evidenciando que no esperan un despegue importante de la economía .

Fed descarta contaminación por comicios electorales

El anuncio de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos se dio a una semana de que se defina en ese país al sucesor del presidente, Barack Obama.

En la conferencia de prensa de Janet Yellen que sucedió al anuncio de septiembre, la banquera central descartó que la decisión del FOMC pueda verse contaminada por los resultados de las elecciones presidenciales.

La Fed es independiente de los eventos políticos internos y externos. Puedo decir que en el Comité tomamos las decisiones en función de la tendencia del empleo y la situación económica y procuramos administrar los riesgos del sector financiero. No tomamos en cuenta situaciones políticas , aseveró.

Específicamente le preguntaron si el nuevo aplazamiento de la subida de septiembre tuvo que ver con las críticas del candidato republicano Donald Trump a la actuación de la Fed, las cuales supuestamente han favorecido al plan del gobierno demócrata.

La banquera central respondió: No subimos las tasas, lo haremos cuando haya evidencia de que continúa una mejor situación de la economía y se trata de un avance consistente y sostenible .

El siguiente anuncio monetario está programado para diciembre 14; para entonces ya se sabrá quién es el próximo presidente de Estados Unidos.

El nuevo mandatario es relevante para la Fed pues el candidato republicano a la Presidencia ha advertido que una vez que esté en el poder, relevará del cargo a la presidenta Yellen.

En reciente visita a México, Rosario Marin, quien fue secretaria del Tesoro de EU en el periodo 2001-2003, afirmó que la Fed ha probado por años ser ajena a la situación política y reconoció que sería lamentable perder a Janet Yellen, actual presidenta, pues ha probado su experiencia en el manejo de la economía en momentos importantes y críticos.

Oro se aprecia

El oro tocó un máximo de un mes, debido a que la incertidumbre sobre el resultado de las elecciones en Estados Unidos golpeó a las acciones y al dólar, pero el lingote recortó levemente sus ganancias después de que la Reserva Federal mantuvo sus tasas de interés estables, como esperaba el mercado.

El oro tocó los 1,307.76 dólares la onza, su mayor nivel desde el 4 de octubre.

Los futuros del referencial del oro en Estados Unidos para diciembre subieron 1.6% a 1,308.20 dólares la onza.

El lingote es muy sensible a las alzas de tasas, que aumentan el costo de oportunidad de tener activos que no rinden intereses y fortalecen al dólar, lo que vuelve al metal dorado más costoso para los tenedores de otras monedas. (Yolanda Morales, con información de Reuters)

[email protected]