Con una depreciación de 126%, el rublo ruso lidera la lista de divisas con mayor pérdida de paridad cambiaria con el dólar estadounidense desde que la Reserva Federal (Fed) en Estados Unidos empezó a dar señales al mercado de normalizar su política monetaria en mayo del 2013.

La lista es complementada por la caída de 93.23% del real brasileño, seguido por el peso argentino y el peso colombiano con una minusvalía de 88.8 y 80%, respectivamente.

Otras divisas de países emergentes que han sido fuertemente afectadas son el rand de Sudáfrica, la lira de Turquía y la rupia de Indonesia, entre otras.

Datos del Banco de México refieren que la paridad peso-dólar tuvo una afectación de 42.4% en el periodo referido, al pasar de niveles de 12.18 pesos en mayo del 2013 a 17.35 pesos al cierre.

Tan sólo el viernes anterior, el billete verde tocó su punto más alto en la historia, al venderse en 17.3840 pesos.

En mayo del 2013 el entonces presidente de la Fed, Ben Bernanke, comentó que el organismo podría empezar a reducir el monto para la recompra de activos del programa conocido como QE3, que en ese momento destinaba hasta 85,000 millones de dólares al mes para adquirir bonos gubernamentales e hipotecarios para inyectar dinero al mercado.

Habrá volatilidad

Este miércoles se anticipa el primer aumento en las tasas de referencia de la Fed en casi 10 años. La normalización de la política monetaria en Estados Unidos va a generar volatilidad en un primer momento, los tipos de cambio más afectados serán los de economías emergentes, sobre todo de aquellas naciones que dependen de los ingresos por petróleo y otras materias primas , indicó James Salazar, especialista de CI Banco.

Para las monedas de las economías emergentes, la medidas aplicadas por la Fed para incentivar la economía, como la recompra de bonos y la baja en tasas, en un primer momento fortalecieron la paridad cambiaria debido a la importante entrada de divisas por inversión foránea especulativa.

Hoy, ante la aversión al riesgo, esos capitales regresan a sus destinos de origen y a refugios más seguros, por lo que provocan fuertes depreciaciones.

Salazar explicó que la normalización de la política monetaria de la Fed ha provocado fortaleza del dólar y afectaciones a todas las monedas del mundo y no sólo al peso mexicano.

En el mercado de divisas, también destacan las pérdidas cambiarias de monedas de países como el dólar canadiense, la corona de Noruega, el peso chileno y uruguayo, el sol peruano, el euro y hasta el franco suizo y la libra del Reino Unido.

gustavo.delarosa@eleconomista.mx