El grupo español de construcción FCC anunció este lunes una voluminosa pérdida en el 2016 de 165 millones de euros, casi el cuádruple que el año anterior, a causa de la debilidad de las contrataciones públicas en España.

En el 2015, el grupo había registrado una pérdida neta de 46 millones de euros.

El dato de este lunes causó sorpresa, ya que los analistas interrogados por la agencia de informaciones financieras Factset preveían como media una pérdida de 4 millones de euros.

La acción acabó perdiendo 3.45%, a 7.90 euros, en una Bolsa de Madrid que cerró en baja de 1.11 por ciento.

El volumen de negocio del grupo se redujo 8%, a 5,951 millones de euros, debido a la continuada caída de la demanda del área de Construcción en España .

Esto a su vez se explica por la contracción de la inversión en obras públicas, indicó en un comunicado el grupo, cuyo accionista mayoritario es el magnate mexicano Carlos Slim.

En un sector sensible a los vaivenes políticos, como el de las obras públicas, FCC (Fomento de Construcciones y Contratas) acusó en parte la interinidad política que se vivió el pasado año en España, donde hasta finales de octubre hubo un ejecutivo en funciones a causa de la incapacidad de los partidos para formar gobierno.

Fruto de ello, FCC tuvo que devaluar activos por un importe de casi 300 millones de euros en el segundo semestre en el segmento del cemento, especialmente afectado por la escasa demanda en España.

Este segmento acusó una pérdida de casi 178 millones de euros, mientras que la rama de Construcción perdió 66 millones de euros.

Por otro lado, el flujo operativo (Ebitda) progresó 2.3%, hasta 833.7 millones de euros, y la deuda financiera se vio reducida en 34%, a 3,595 millones de euros.

La actividad de gestión de residuos generó un beneficio de 88 millones de euros, y la de tratamiento de aguas 76 millones.

Los pedidos en cartera, por último, cayeron 5.9%, a 30,589 millones de euros.

El empresario mexicano Carlos Slim lanzó en marzo una OPA sobre FCC y ahora controla 61.11%, mientras que una de las hijas del fundador, Esther Koplowitz, mantiene 20% de la empresa.