Expertos en divisas encuestados por Reuters consideran que el peso mexicano se depreciará sobre 20.00 unidades por dólar, debido al estancamiento de la economía y a que la inflación complica la política monetaria del Banco de México (Banxico). Por su parte, el peso argentino seguirá marcando nuevos mínimos.

El sondeo realizado entre el 31 de octubre y el 5 de noviembre concluye que la política doméstica, preocupaciones sobre la guerra comercial, la durabilidad de la expansión económica estadounidense y la incertidumbre previa a sus elecciones presidenciales presionarán al peso y a otras monedas de América Latina.

La proyección mediana de 21 estrategas cambiarios en el sondeo de Reuters es que el peso mexicano se debilitará a 20.00 unidades por billete verde en los próximos 12 meses, aunque ninguno anticipó que la moneda local pueda retroceder más allá de 21.00 unidades, un límite que se ha mantenido por tres años.

Optimismo sobre Chile y Brasil

Para los operadores, la moneda con más potencial es el peso chileno, con una ganancia prevista de más de 7% a lo largo de 2020, bajo el supuesto de que las recientes protestas contra el gobierno terminarían. En Argentina, los actuales problemas continuarían y harían caer al peso otro 32%, de acuerdo con el sondeo.

Las dos grandes monedas regionales, el real brasileño y el peso mexicano, mostrarían una divergencia en los meses por venir. El optimismo sobre Brasil se debe a una agenda de reformas económicas para reducir el gasto público, a la apertura de la economía al sector privado y a posibles ingresos de capitales.

“El real estaba subvaluado  y los inversores extranjeros posiblemente en pausa, a la espera de señales más fuertes de compromiso fiscal de parte del gobierno. El nivel del real parece más en línea con el sendero proyectado de nuestros modelos”, escribieron analistas de Rabobank  la semana pasada sobre la reciente debilidad del real.

La estimación de 25 estrategas cambiarios, el real seguiría flojo alrededor de 4.00 unidades por dólar los próximos tres meses antes de fortalecerse a 3.95 unidades en seis meses y 3.90 reales por dólar en 12 meses. Eso sería cerca de 4.30% más fuerte. En cambio, los analistas prevén que el peso mexicano se moverá de forma opuesta.

Hoy el tipo de cambio cerró con un nivel de 19.1100 unidades, con datos del Banxico. Durante gran parte del tercer trimestre del año, el peso operó en niveles superiores a 19.70 unidades y en agosto, su peor mes en lo que va del año, superó la resistencia de 20 unidades. La última vez que cerró sobre ella fue el 3 de septiembre.

[email protected]