El euro tocó su nivel más alto en unos seis meses frente al dólar este jueves, cuando los operadores miraban más allá de la elección francesa y el potencial de que el Banco Central Europeo señale más reducciones a sus compras de bonos, mientras que el billete verde operaba estable frente al yen.

El euro escaló a 1.0953 dólares, su nivel más alto desde el 10 de noviembre de 2016, mientras los inversionistas contemplaban un BCE más agresivo en junio después de que el centrista Emmanuel Macron consolidó su posición como favorito para el balotaje presidencial francés en un debate en televisión con su rival de extrema derecha Marine Le Pen.

El dólar operaba con pocos cambios frente al yen, considerado como refugio, tras tocar un máximo de casi siete semanas de 113.04 yenes más temprano en la sesión estadounidense.

Los operadores dijeron que las expectativas de dos alzas más de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal este año mantenían al dólar fortalecido frente a la divisa japonesa.

Analistas también han dicho que el cierre de los mercados de Tokio por un feriado largo reducía la liquidez y contribuía a que el dólar permanezca fuerte frente al yen.

Los inversionistas esperaban la publicación del dato de nóminas no agrícolas de Estados Unidos correspondiente a marzo para tener más pistas sobre la trayectoria de alzas de las tasas de interés de la Fed hasta fin de año.

El índice dólar, que mide al billete verde frente a una cesta de seis grandes monedas, perdía un 0.2%, a 98.979.

estrategias@eleconomista.mx