Las perspectivas para la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) este año son más favorables que en el 2014, pues una vez que se atenúe la volatilidad, se espera un mayor número de empresas listadas, así como colocaciones de deuda, afirmó Eduardo Flores Herrera, vicepresidente de Supervisión Bursátil de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

En entrevista, el funcionario recordó que los últimos meses del 2014 y los primeros días del 2015 se caracterizaron por alta volatilidad.

Sin embargo, dijo, hay la expectativa de que las reformas estructurales aprobadas contribuyan al crecimiento del mercado y éste tendrá un papel relevante en la canalización de recursos a nuevos proyectos.

Indicó que las modificaciones a la regulación secundaria, que se derivan de los cambios en materia financiera, incluyó programas de valores, ofertas públicas restringidas, prácticas de ventas, entre otras, cuyo objetivo es fortalecer al mercado de valores nacional.

Además, en breve se darán a conocer ajustes adicionales a la normatividad, tales como el régimen aplicable a las sociedades anónimas promotoras de inversión bursátiles (Sapibs) y un esquema para el reconocimiento de las ofertas públicas que se realicen entre los integrantes del Mercado Integrado Latinoamericano (Mila), lo que permitiría que las ofertas públicas que se autoricen en cualquiera de los cuatro países, se conviertan en ofertas regionales.

Constante revisión

Insistió en que la autoridad revisa la regulación para detectar cualquier campo de mejora o bien, adaptarse a las necesidades del mercado.

Hace unas semanas, la CNBV emitió disposiciones para que las emisoras puedan colocar cualquier clase de valores, pero al amparo de un solo programa; para ello deberán solicitar una inscripción preventiva, acompañada de un prospecto en el que se desarrollen las características de los instrumentos a emitir.

Con ello, se busca facilitar y agilizar los procesos de oferta pública en beneficio del mercado, al tiempo que significará menores cargas administrativas y costos, e incentivar que las emisoras listadas en la BMV puedan inscribir cualquier programa.

romina.roman@eleconomista.mx