Las minutas de la última reunión del banco central de Estados Unidos, publicadas el miércoles, mostraron que algunos funcionarios de la Reserva Federal (Fed) estarían abiertos a acelerar el fin de su programa de compra de bonos si la inflación se mantiene alta, y actuarían más rápidamente para subir las tasas de interés.

“Varios participantes apuntaron que el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) debería estar preparado para ajustar el ritmo de las compras de activos y elevar el rango objetivo para la tasa de fondos federales antes de lo que los participantes anticipan actualmente, si la inflación continúa por encima de los niveles consistentes con los objetivos del Comité”, dijo la organismo en las minutas de la reunión de política monetaria del 2 y 3 de noviembre.

Las autoridades monetarias decidieron comenzar a reducir sus compras mensuales de 120,000 millones de dólares de bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas, un programa iniciado en el 2020 para ayudar la economía a reponerse del golpe del Covid-19.

El ritmo original (considerado en 15,000 millones de dólares mensuales) haría que las compras de activos se acabaran en junio próximo.

Sin embargo, algunos funcionarios del banco central han pedido que se acelerar ese cronograma ante las continuas altas lecturas de inflación y la mejoría en el mercado laboral. Esto podría darle a la Reserva un mayor margen para elevar su tasa de interés a inicios del próximo año, si es necesario.

Las señales apuntan a que el tema estará sobre la mesa en la próxima reunión de política monetaria a celebrarse el 14 y 15 de diciembre.

Actualmente, la tasa de la Fed se encuentra en un rango de 0 a 0.25 por ciento.

Datos publicados ayer mostraron que el número de estadounidenses que solicitó ayudas por desempleo cayó en 71,000, a 199,000 registros, su nivel más bajo desde 1969.

La presidenta de la Fed de San Francisco, Mary Daly, dijo el miércoles que está abierta a un cierre más rápido del programa de compra de bonos si los datos de empleo e inflación se mantienen estables y que podría ver al FOMC aumentando las tasas una o dos veces en el 2022.

La inflación en octubre aumentó a su ritmo anual más rápido en 31 años, poniendo a prueba el supuesto de las autoridades de que el estallido de precios inducido por la pandemia sería temporal.