Del 31 de enero al 2 de febrero pasados, se llevó a cabo en Miami, Florida, la conferencia sobre el estado que guarda la industria de los derivados organizada por el Consejo de Mercados de Commodities (CMC, por su sigla en inglés), en donde, sin duda, se tocan puntualmente los temas clave que afectan a la industria de los derivados y la administración de riesgos, que van desde los regulatorios hasta las perspectivas de precios sobre diferentes commodities como los energéticos y los granos

El CMC es una asociación que cuenta entre sus miembros con seis bolsas de derivados, entre las que destacan las más grandes del mundo, como el CME Group y la ICE, 43 corredurías y cinco firmas de abogados, cuyo objetivo principal es el de reunir a las bolsas con los usuarios finales de sus productos, los cuales incluyen comercializadores estadounidenses y extranjeros de mercancías, empresas procesadoras, molinos, refinerías, compañías generadoras y comercializadoras de energía, empresas operadoras de metales y productores de bioenergéticos, liquidadores, productores de bebidas y alimentos, compañías transportistas, corredurías e instituciones financieras, con el único fin de ocuparse de los principales temas relacionados con la administración de riesgos en los mercados globales.

Como cada año se dieron cita importantes conferencistas que tocaron temas de gran relevancia para la industria.

Para empezar, la conferencia magistral de apertura estuvo a cargo de la senadora de Dakota del Norte, Heidi Heitkamp, la cual hizo énfasis sobre la importancia que tiene el que los miembros de esta industria logren transmitir a los usuarios finales y legisladores la relevancia que tiene la administración de riesgos en un entorno tan volátil como el que vivimos hoy.

Y es que mucho se ha satanizado el uso de los derivados a raíz de la crisis del 2008; sin embargo, es importante distinguir que los instrumentos derivados se pueden usar como un vehículo de inversión, lo cual es altamente rentable, pero también muy riesgoso, o usarlos como una herramienta para administrar riesgos; es decir, como un seguro de precios.

A pesar de lo anterior, los legisladores estadounidenses han impuesto regulaciones muy estrictas y costosas para su implementación que no distinguen claramente en la utilización de estos instrumentos como vehículos de inversión especulativa o seguros de precios para administrar riesgos.

Asimismo, es importante distinguir entre los instrumentos que se negocian en una Bolsa y los que se operan o ejecutan entre particulares como es el caso de los OTC o extrabursátiles. En los que se negocian en Bolsa, existe una Cámara de Compensación que responde por cada una de las operaciones; es decir, funcionan como un comprador para cada vendedor y viceversa, mientras que en las extrabursátiles existe un riesgo de incumplimiento o riesgo contraparte.

Pero esta sobrerregulación no se ciñe exclusivamente a la industria estadounidense. La globalización de los mercados ha hecho que las autoridades financieras de diferentes países hayan buscado regular los mercados también a nivel global en el mismo sentido.

En el evento, los asistentes tuvimos la oportunidad de escuchar la intervención del presidente de la Comisión del Comercio de Futuros en Commodities (CFTC, por su sigla en inglés), máxima autoridad en Estados Unidos para el mercado de derivados, el señor Timothy Massad, el cual mostró una gran apertura e interés por trabajar con los asociados del CMC a fin de encontrar un punto en el que la regulación sirva para dar certeza y transparencia, pero al mismo tiempo se adapte a la realidad de los mercados.

Finalmente, pudimos escuchar de primera mano diversos paneles de expertos que analizaron las expectativas de precios para energéticos y granos. La conclusión fue que la volatilidad seguirá siendo la constante y de ahí la importancia de la administración de riesgos.

Mi reconocimiento para Charley Carey, Gregg Doud y todo el equipo que conforman el CMC, que este año cumple 80 años de haberse fundado, por la extraordinaria labor que realizan en beneficio de la industria.

En México hace mucha falta difundir la cultura de administración de riesgos. Los invito a que asistan a este importante evento en el 2017.

[email protected]