Durante este 2016, el Banco de México ha realizado 3 movimientos alcistas a su tasa objetivo, cada uno por medio punto porcentual, incrementando la misma en 4.75%. Los motivos obedecen a múltiples razones, pero la duda que todo inversionista tiene, es si esto le afecta.

La realidad es que a la mayoría de las inversiones sí les afecta un cambio en la tasa objetivo, pero no en la misma magnitud, de acuerdo con GBM Fondos.

Para explicar lo anterior, la operadora de fondos expone cuatro activos sujetos a la inversión:

Bien inmueble

El sector inmobiliario tiene una alta correlación al comportamiento de las tasas. Estadísticamente en periodos de tasas bajas, el ramo se ha apreciado debido a que el costo financiero de un crédito hipotecario disminuye. Esto ocasiona una mayor demanda por la compra de bienes inmuebles y por lo tanto un encarecimiento en precios de los mismos.

En situaciones contrarias, periodos de tasas de interés altas, el comportamiento es a la inversa. Dado que el costo financiero de un crédito hipotecario se encarece, la demanda tiende a disminuir ocasionando una baja en precios del mismo.

Pagaré bancario

Dado que el pagaré es un instrumento de deuda a tasa fija, donde ya se pactó el premio o interés, las afectaciones durante el periodo de inversión por un cambio alcista o bajista en la tasa de objetivo, son nulas. Es decir, si estabas o estas invirtiendo en un pagaré y te tocó uno o los 3 incrementos en tasas por Banxico, el interés a recibir al vencimiento será el pactado desde un inicio sin cambio alguno.

Los pagarés negociados al día hoy ya incorporan las últimas tasas, así que, en caso de un nuevo movimiento alcista, el pagaré mantendrá la tasa pactada y los negociados posteriores a tal cambio ofrecerán un rendimiento mayor.

Fondos de inversión de deuda

Los fondos son instrumentos de inversión compuestos por múltiples valores, en el caso de los de deuda, todos estos valores están sujetos al compartimiento de las tasas. De tal manera que existe una relación a la inversa entre un aumento en tasas y el precio del fondo. Sin embargo, el impacto no es igual para todos los fondos de inversión de deuda, depende de su sensibilidad.

Las calificadoras miden este grado de sensibilidad y con ello determinan que tan susceptibles son a este tipo de movimientos y se conoce como Riesgo Mercado. Tales calificaciones se publican en el prospecto de inversión de todo fondo y van desde 1 siendo 1 a calificación más baja o menos sensible a los cambios en tasas, hasta 7 la más alta o más sensible.

En este sentido, si estabas o estas invirtiendo en un fondo de deuda mientras ocurrió al menos uno de los 3 movimientos alcistas, probablemente su comportamiento haya sido desfavorable. Esto se debe a que los valores en los que invierte el fondo tienen una tasa menor a la actualmente negociada y por lo tanto menos atractiva para el público inversionista. Para vender dichos valores el fondo ofrece un premio, el cual consiste en reducir el precio de los mismos con el fin de volverlos atractivos para posibles compradores. Sin embargo, no es una situación para alarmarse, eventualmente el fondo corregirá tal comportamiento y seguirá con su comportamiento habitual.

De hecho, este tipo de eventos son una gran oportunidad para aumentar la exposición al fondo o, dicho de otra manera, promediar costos dado la oportunidad, es decir, comprar más títulos del fondo para tener un costo promedio menor. De igual manera, es una gran oportunidad para comprar por primera vez, ya que se estaría adquiriendo con un descuento.

Fondos de inversión de renta variable

En general, se dice que los fondos de renta variable no son sensibles a los cambios en tasas. Sin embargo, como todo fondo invierte en múltiples valores y en el caso de los de renta variable la mayoría son acciones, pudiera ser que alguno de estos títulos sí fuera susceptible al alza en tasas.

Es así que los fondos de renta variable que no invierten en acciones con cierta correlación al comportamiento de las tasas, no sufren ninguna afectación por un alza.

[email protected]