La historia reciente de las Reservas Internacionales (RI) de Banco de México (BM) ha sido reflejo de los acontecimientos económicos más importantes del país. Mermadas durante la década de los 80, las RI comenzaron a aumentar a principios de los 90 como resultado de una serie de transformaciones estructurales importantes, que motivaron un flujo sin precedentes de divisas al país.

En 1982, se vivió uno de los momentos más críticos de la economía mexicana, el propio BM indicó en ese entonces: El ajuste sufrido por la actividad económica fue de una severidad tal, que sólo es comparable la experimentada durante el periodo de recesión mundial de fines de los años 20 y principios de los 30 .

En este año se registró una feroz fuga de capitales que explicó la caída de 3,185 millones de dólares en las RI que se ubicaron en US1,832 millones al cierre del año, y una inflación de 98.8%, la economía se estancó, se decretó el control de cambios y se nacionalizó la banca privada.

A partir de entonces, empezó un arduo camino hacia la recuperación económica y la acumulación de RI.

A finales de la década de los 80 y principios de los 90, se llevaron a cabo una serie de transformaciones estructurales que permitieron que México retomara la senda del crecimiento y la estabilidad.

Entre las medidas más importantes destacan la disminución de la presencia del estado en la actividad económica, la promulgación de la autonomía de BM, la privatización de la banca, y la firma y entrada en vigor en 1994 del TLC.

Estos cambios permitieron que BM acumulara RI a una velocidad mayor. Así en 1989 sólo se acumularon US272 millones para cerrar el año en US6,860 millones. Para 1993, las RI ya se habían incrementado a US24,538 millones, casi 6,000 más que al cierre de 1992 y el 15 de febrero de 1994 alcanzaron un máximo histórico de US29,228 millones.

Desafortunadamente, poco duró el gusto de tener este nivel de RI, ya que a partir de entonces y como resultado de una serie de eventos tanto de origen interno como externo, las RI empezaron a descender dramáticamente.

Dentro de los elementos internos que explicaron la caída de las RI, destacaron las hostilidades con el EZLN y el asesinato del candidato del PRI a la Presidencia, mientras que en el ámbito externo, inició el ciclo restrictivo de la política monetaria en EU. Estos factores ocasionaron una fuerte fuga de capitales y la posterior devaluación del peso frente al dólar.

En 1995 empezó el camino a la recuperación de las RI que finalizaron ese año en US15,741 millones. Hacia finales de 1995, BM informó en su Exposición sobre la Política Monetaria para 1996 la conveniencia de acelerar la acumulación de RI a través de un mecanismo que hiciera compatible el objetivo de robustecer los activos internacionales, sin presionar el tipo de cambio de manera indeseable y evitando señales que pudieran interpretarse como el deseo, por parte del instituto central de ubicar el tipo de cambio en un nivel determinado.

Después del descalabro sufrido por las RI en 1994, BM consideró que una mayor acumulación de activos internacionales contribuiría a lograr mejoras ulteriores en el costo y el plazo de la deuda externa.

De esta forma a finales de julio de 1996, la Comisión de Cambios estableció un mecanismo que permitió una mayor acumulación de RI, bajo el criterio de que se favorecerían las compras de dólares cuando el mercado estuviera ofrecido y las inhibiera cuando estuviera demandado. Este mecanismo es el antecedente del que actualmente está en operación

*Manuel Guzmán M. es economista en Jefe de Ixe Grupo Financiero. Su opinión no representa necesariamente la posición de la institución.

[email protected]