En el mercado de divisas internacional, el dólar estadounidense ha mostrado debilidad frente a las principales monedas de países desarrollados, debido a la menor aversión al riesgo que existe a nivel mundial.

Lo anterior, debido al poco efecto que tendría en la economía china la imposición de aranceles por parte de Estados Unidos.

El Índice Dólar, que está compuesto por una canasta de monedas, en los últimos cinco días registró una contracción de 1.03%, un retroceso de 99 puntos base, para ubicarse en los 94.389 puntos.

El indicador mide el valor del dólar contra una canasta de divisas, como el euro, que tiene una participación de 57.6%; el yen, 13.6%; la libra esterlina, 11.9%; el dólar canadiense, 9.1%; la corona sueca, 4.2% y el franco suizo, 3.6 por ciento.

Sin embargo, en lo que va del año, el Índice Dólar registra una apreciación de 2.47%, al pasar de 92.124 a 94.399 puntos, observándose un nivel máximo del año de 95.386 puntos.

El analista técnico de Grupo Financiero Monex, Francisco Caudillo, destacó que el ajuste a la baja de este indicador financiero es coyuntural, debido a que aún existen algunos factores que podrían apuntalarlo, como la expectativa del aumento de tasas de la Reserva Federal (Fed).

El 13 de junio, la Fed aumentó su tasa en 25 puntos base, para ubicarla en 2%, aunque podría subirla en dos ocasiones más en el segundo semestre, con ello llevarla hasta un nivel de 2.5%, estimó.

 

ricardo.zamudio@eleconomista.mx