El peso mexicano extendió su racha de caídas contra el dólar y retrocedió por quinta jornada consecutiva. El cruce alcanzó su mayor nivel en más de tres meses debido al fortalecimiento del billete verde a niveles no vistos en poco más de un año.

El dólar se aprecia como refugio ante las persistentes expectativas de una reducción de los estímulos de la Reserva Federal (Fed) al final del año y alzas de tasas de interés en Estados Unidos que podrían concretarse en el último tramo de 2022.

Cayó ante un dólar fortalecido

El tipo de cambio cerró el día 20.5920 unidades por billete verde contra un dato de 20.3780 unidades ayer, de acuerdo con el Banco de México (Banxico). Esto significó un movimiento negativo de 21.40 centavos para el peso o de 1.05 por ciento.

 

El cierre de esta sesión fue el peor para la moneda mexicana desde su registro de 20.6280 unidades del 18 de junio. Los temores al endurecimiento de la política monetaria de la Fed debido a la persistente inflación dan fuerza al billete verde.

En su máximo de la jornada el cruce tocó un techo de 20.6495 unidades, no visto desde la sesión del 22 de junio. En cuatro días, desde un cierre de 19.98 pesos el miércoles pasado, acumula una pérdida de 61.20 centavos o 3.06 por ciento.

El Índice Dólar (DXY), que mide a la divisa estadounidense con una cesta de seis monedas referencia, ganaba al cierre 0.59% a 94.32 unidades, con un máximo de 94.36 puntos en un techo no visto desde el 28 de septiembre del año pasado.

"El dólar aumenta considerablemente su impulso alcista contra sus principales pares en la medida en que los inversionistas buscan refugio. Contra el peso rompió una resistencia importante de 20.4500 unidades", explicó ActivTrades.

"El tipo de cambio cumple 15 días con su tendencia alcista y después de soportar el precio en 19.8400 unidades, venció sin problema las principales zonas relevantes de 20.20 y 20.45 unidades de agosto", explicó Aurea Capital Markets.

Atentos a Banxico y techo de deuda en EU

En el aspecto local, los inversionistas esperan que el Banxico suba su tasa de referencia en 25 puntos base a 4.75% en su decisión de política monetaria, mañana, luego de que la Fed hizo énfasis la semana pasada en la persistente inflación.

Los operadores también siguen de cerca las discusiones en Washington entre legisladores demócratas y republicanos sobre el techo de deuda estadounidense que podrían llevar a un default del gobierno con potencial de dañar la economía.

jose.rivera@eleconomista.mx