El peso mexicano se apreció este viernes y terminó una semana de ganancias contra el dólar. La moneda local ganó terreno apoyada en el debilitamiento del billete verde y tras datos de la inflación local muy por encima de lo esperado.

El tipo de cambio cerró en 20.1790 unidades por dólar frente al registro de 20.3280 unidades del viernes pasado, con datos de el Banco de México (Banxico). Esto singificó una ganancia acumulada de 14.90 centavos o 0.73 por ciento.

 

En esta jornada, comparado con un registro de 20.3220 unidades en su cierre de ayer, el peso recuperó 14.30 centavos o 0.70 por ciento. El cruce se movió en un rango entre un máximo de 20.3370 pesos y un mínimo de 20.1262 pesos.

Al cierre, el Índice Dólar (DXY), que compara al billete verde con una canasta conformada por seis divisas referencia, cedía -0.14% a 93.64 unidades y en la semana perdía -0.32%, debido al apetito por activos riesgosos en los mercados. 

Junto con el debilitamiento del dólar, cifras de la inflación local ayudaron al peso a recuperar terreno debido a que respaldaron las apuestas de que el banco central subirá por cuarta vez consecutiva sus tasas en su próxima reunión.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) del país subió 6.12% durante la primera quincena de octubre, muy superior a la meta del Banxico. La inflación subyacente marcó un dato de 5.12%, el mayor desde junio de 2009.

"Con la inflación que se mantendrá obstinadamente alta, está claro que el ciclo de ajuste de tasas del Banxico tiene que extenderse", explicó Nikhil Sanghani, economista de mercados emergentes de Capital Economics.

jose.rivera@eleconomista.mx