El peso mexicano recuperó terreno contra el dólar estadounidense este martes y terminó con una racha de caídas consecutivas. La moneda local se apreció ligeramente después de haber tocado temprano su mayor nivel en casi siete meses.

El tipo de cambio cerró la jornada en 20.7580 unidades por billete verde contra un registro de 20.8210 unidades ayer, con datos del Banco de México (Banxico). Esto significa que la divisa mexicana se apreció 6.30 centavos o 0.30 por ciento.

 

El cruce se movió en un rango entre un máximo de 20.9034 unidades (su peor nivel desde el 25 de marzo) y un mínimo de 20.7410 unidades. En seis días al hilo con pérdidas, según el banco central, el peso perdió cerca de 2 por ciento.

El repunte fue posible por una ligera toma de ganancias desde el mayor nivel para el tipo de cambio en siete meses, que tocó ante el temor a una mayor inflación. Los operadores están en espera de cifras de inflación en Estados Unidos.

El Índice Dólar (DXY), que compara al billete verde contra una canasta conformada por seis divisas de referencia, avanzaba al cierre del peso 0.21% a un nivel de 94.51 unidades, por lo que la presión al alza sobre el par podría continuar.

La cada vez mayor presión sobre los precios a escala global se ha convertido en un tema de creciente preocupación para los participantes de los mercados financieros, en momentos en que la recuperación económica modera su ritmo.

"El indicador clave de la semana se conocerá mañana con el dato de inflación en Estados Unidos. Si permanece en línea o más arriba de lo pronosticado podría generar volatilidad", dijo Carlos Hernández, de Masari Casa de Bolsa.

jose.rivera@eleconomista.mx