Un sondeo realizado por la firma KPMG México reflejó que las firmas financieras del país, así como de América Latina no están preparadas ante la desaparición de la London Interbank Offered Rate (tasa LIBOR), pues más del 50% de los encuestados está estancado en su proceso de transición, mientras que en México solo el 19% ha conformado un grupo de trabajo e identificación de posibles riesgos.

El estudio reveló que en México solo el 14% afirma que tiene desarrollado un plan de trabajo detallado con riesgos identificados, contratos revisados y otras exposiciones a la LIBOR, “en cuanto a la implementación, sólo 7 % está ejecutando dicho plan de trabajo y estrategias para la transición de la LIBOR, y un porcentaje igual menciona haber concluido la cuantificación de sus exposiciones”, advirtió KPMG.

La tasa LIBOR quedará suspendida a partir del 31 de diciembre de 2021, y será sustituida por la tasa de referencia Secured Overnight Financing Rate (SOFR). Esto debido a la manipulación que sufrió tras la crisis crediticia de 2008-2009, explicó la firma de consultoría.

“Aun cuando existe una conciencia respecto a la transición, es fundamental que las instituciones financieras inicien o aceleren su programa de transformación, colocando este tema como una iniciativa crítica en su agenda. Estas acciones permitirán minimizar los riesgos implicados y, por ende, asegurar la continuidad de las operaciones”, advirtió Nicolás Olea, Socio Líder de Asesoría en Administración de Riesgos Financieros de KPMG México.

El único país con sólidos avances en este tema es Panamá, 62% de los entrevistados explicó que ya cuenta con algún plan para el cese de esta tasa, al ser un país dolarizado.

La mayor preocupación entre las compañías a nivel regional son los cambios en las metodologías de valuación y cálculo de intereses asociados a contratos de crédito, derivados extrabursátiles, valores o instrumentos financieros referenciados y transacciones de financiamiento generales, entre otros. La encuesta se realizó entre 182 directivos de compañías ubicadas en México y otros países de América Latina, como Costa Rica, Ecuador, Panamá, Colombia, Perú, El Salvador, Honduras y Guatemala.

Diversos escenarios

De acuerdo con los analistas de KPMG hay tres escenarios posibles en la transición a nivel global por la desaparición de esta conocida tasa de riesgo.

El primero es que desaparezca totalmente, el segundo sería la desaparición paulatina hasta 2022, y la tercera, es que se usen las nuevas tasas de riesgo de manera anticipada, “ocasionando una baja en el volumen operado en valores referenciados a la LIBOR, lo cual deriva en una desaparición anticipada de dicha tasa”, acotaron.

El 55% de las compañías entrevistadas cuentan con contratos referenciados a la tasa LIBOR, con vencimiento posterior al 2021.

Entre los riesgos de estos contratos es la renegociación de los términos, así como de la tasa con la que se calcularán las obligaciones asociadas, así como evaluar si las entidades tienen nuevos productos asociados a las nuevas tasas.

Esta situación implica la adecuación de metodologías, modelos, procesos y comunicación con los clientes, advirtió KPMG.

claudia.tejeda@eleconomista.mx