El principal índice bursátil de la Bolsa de Madrid, el  Ibex 35 perdió 1.76%, hasta los 8,343 puntos, debido al terremoto financiero vivido en Turquía.

La lira turca se desplomó arrastrando consigo a BBVA, la firma del Ibex 35 más expuesta a la economía otomana. El resto de las bolsas europeas respondieron con menor intensidad a lo acaecido en Turquía. Incluso el Dax 30 alemán cerró la sesión con un alza del 0.3 por ciento.

Ni las fuertes compras de deuda por parte del Banco Central Europeo lograron calmar a la bolsa española.

La lira turca se desplomó 15% el lunes hasta cerca de su mínimo histórico después de que el presidente Tayyip Erdogan destituyera el fin de semana al gobernador del Banco Central Turco, partidario de una política monetaria más restrictiva, desatando el temor a que se revirtieran las recientes subidas de tipos, si bien la moneda recuperó parte de lo perdido durante la noche.

El nombramiento de Sahap Kavcioglu, un exbanquero y legislador del partido gobernante, en las primeras horas del sábado supone la tercera vez desde mediados de 2019 que Erdogan ha despedido abruptamente a un jefe del banco central.

La moneda turca cayó hasta superar los 8.350 frente al dólar, desde los 7.214 del viernes, volviendo a los niveles alcanzados a principios de noviembre, cuando alcanzó un récord intradía de 8.58 unidades por la moneda de Estados Unidos.

Fuerte exposición a Turquía

BBVA lideró las caídas en la bolsa española con un desplome del 7.72% hasta los 4.32 euros. El resto de la banca cerró con descensos de poco más del 1%, entre ellos, Santander.

El caso más palpable es el de BBVA, que se ha empeñado en mantener su participación (de casi la mitad) en Garanti, el segundo mayor banco privado del país.

La entidad ha ido comprando acciones de Garanti desde finales de 2011. De hecho, el área turca le aportó el año pasado el 18% del beneficio neto recurrente (sin extraordinarios) y el 16% del margen bruto (excluyendo centro corporativo). El banco español BBVA afirmó el lunes que su compromiso con Turquía no ha cambiado, a pesar de que la lira turca llegó a caer un 15%, cerca de un mínimo histórico, después de que el presidente Tayyip Erdogan destituyera al gobernador del banco central, que mantenía una estrategia monetaria más ortodoxa.

"El compromiso de BBVA con Turquía no ha cambiado", dijo un portavoz de BBVA a Reuters, añadiendo que el impacto de una caída del 10% de la lira frente al euro sólo representaba una repercusión de 2 puntos básicos en su capital. En el cuarto trimestre, el beneficio neto de BBVA en Turquía cayó 51.5%, hasta los 61 millones de euros. BBVA ya ha adoptado una política activa de cobertura en los mercados de divisas para proteger sus ganancias y su capital frente a cualquier posible contratiempo que pueda originarse en Turquía.  (Con información de agencias)

termometro.economico@eleconomista.mx