En noviembre, la demanda de petróleo de China creció a su mayor ritmo en dos años y alcanzó un récord máximo, luego de que sus refinerías elevaran la producción para reponer existencias, una señal de un repunte en el crecimiento en la segunda mayor economía del mundo.

La demanda de crudo aparente en China superó la barrera de los 10 millones de barriles por día por primera vez en la historia, subiendo en alrededor de 640,000 barriles por día. El uso de crudo en refinerías también alcanzó un máximo de 10.13 millones de barriles el mes pasado.

Las cifras de la demanda implícita de noviembre superaron por 610,000 barriles por día al máximo anterior en septiembre, más que el consumo diario de Sudáfrica y un indicador positivo para exportadores de petróleo.

El ritmo de crecimiento anual de 9% fue el más rápido en alrededor de dos años e indica un repunte en el ritmo del crecimiento de la demanda de combustible en China.

Los analistas estiman que el impulso se extenderá al año próximo, ya que es probable que las políticas de Pekín en pos del crecimiento crearían más demanda de combustible desde los sectores de infraestructura y la industria.

Esperamos que la economía se seguirá recuperando el próximo año, lo que ayudaría a elevar la demanda de combustible (...) La producción industrial crecería más rápido que la economía, apuntalando la demanda de diésel y otros combustibles relacionados a la industria , dijo Janet Kong, investigadora de China International Capital Corporation.

La demanda de crudo de China cayó por primera vez en por lo menos tres años en abril por una desaceleración en la economía.

Desde octubre, sin embargo, las refinerías han comenzado a sumar nuevas instalaciones de producción con una capacidad total de 410,000 barriles para reponer existencias y satisfacer una recuperación en la demanda de combustible.