La temporada navideña del 2012 podría haber sido la peor para los minoristas estadounidenses desde la crisis financiera, con el crecimiento de las ventas muy por debajo de las expectativas, obligando a muchos a ofrecer masivos descuentos después de la Navidad con la esperanza de deshacerse del exceso de inventario.

Aunque se estima que a las cadenas como Walmart Stores Inc. y Gap Inc. les ha ido bien, los analistas esperan menos de las cadenas como Barnes & Noble Inc y J. C. Penney Co.

La última señal de problemas provino de MasterCard Advisors Spendingpulse, que reportó que las ventas relacionadas con la temporada de fin de año crecieron 0.7% desde el 28 de octubre hasta el 24 de diciembre, lo que se compara con un incremento de 2% el año pasado.

La estimación preliminar de Spendingpulse estuvo en línea con otras que muestran un débil crecimiento en una época del año en la que los minoristas pueden llegar a concretar alrededor de 30% de sus ventas anuales y, en muchos casos, la mitad de sus ganancias.

El martes, el Consejo Internacional de Centros Comerciales y el índice semanal de ventas en cadenas minoristas de Goldman Sachs indicó que las ventas aumentaron apenas 0.7% en la semana que finalizó el sábado.

Las estimaciones son aún preliminares y se centran en las ventas, no en las ganancias. Un grupo de minoristas reportarán datos de ventas la semana próxima, pero la mayoría, incluyendo Walmart, no darán a conocer los resultados de las cajas registradoras hasta que reporten sus resultados financieros a mediados de febrero.

Los analistas han dicho también que muchos minoristas dieron inicio a la temporada con sus inventarios bajo control, lo que podría ayudar a proteger los márgenes.

No obstante, las ventas de la última temporada de vacaciones navideñas podrían ser las más débiles desde el 2008, durante la última recesión, cuando cayeron 4.4% en noviembre y diciembre.

La Navidad no fue tan feliz para las minoristas y hay que preguntarse cómo serán los márgenes de rentabilidad si la facturación no cumplió las expectativas. Así que podría haber sido una infeliz Navidad para los minoristas , dijo Kim Forrest, analista senior en Fort Pitt Capital Group, en Pittsburgh.

Analistas y grupos de la industria ya esperaban que las ventas crecieran a un ritmo más lento que en el 2011 y el 2010. La Federación Nacional Minoristas estimó un crecimiento de 4.1% en las ventas, frente a 5.6% del año previo.

Pero un crecimiento de menos de 1% es mucho más débil que incluso algunos de los pronósticos más pesimistas y los mercados reaccionaron en consecuencia.

El índice minorista del S&P descendía 1.8% el miércoles. Las 13 acciones más débiles en el índice más amplio S&P 500 eran todas las minoristas o marcas de consumo masivo.