En la jornada de este viernes el petróleo mexicano de exportación avanzó 1.76 dólares respecto a la sesión de ayer, por lo que el barril se vendió en 57.85 dólares, informó Petróleos Mexicanos (Pemex).

En opinión de Banco Base, el crudo cerró la semana con resultados mixtos. Por un lado, las presiones a la baja para su precio siguen relacionadas con la expectativa de una desaceleración económica global más amplia, debido a las tensiones comerciales entre Estados Unidos con China y México, lo que tiene el potencial de disminuir la demanda.

La mezcla tipo WTI cerró con un aumento semanal de 1.01%, cotizando en 54.04 dólares por barril, mientras que el Brent terminó la semana vendiéndose en 63.22 dólares por barril, lo que equivale a una disminución semanal de 1.89 puntos porcentuales.

La institución refirió que de acuerdo con el reporte semanal de la Administración de Información Energética (EIA), lo anterior fue otro de los factores que presionó a la baja el precio de ambas mezclas.

En la semana que terminó el 31 de mayo, los inventarios de crudo en Estados Unidos aumentaron en 6.77 millones de barriles (mbbl) a 483.3 mbbl, contrario a las expectativas del mercado, que esperaba observar una disminución.

El aumento en los inventarios se dio debido a una disminución en la utilización de refinerías de aquel país, una caída en las exportaciones y un aumento en la producción de crudo.

En este contexto, la mezcla tipo West Texas Intermediate (WTI) ganó 1.40 dólares, para venderse en 53.99 dólares el barril, mientras que el Brent avanzó 1.62 dólares, para ofertarse en 63.29 dólares el tonel, de acuerdo con Bursamétrica.