A pesar de que ha sido mayor el número de salidas a Bolsa en los primeros meses de este año, el mercado de Ofertas Públicas Iniciales (OPI) continuará reflejando señales de debilidad en el mundo en el transcurso de este 2020, dadas las crecientes preocupaciones sobre la crisis sanitaria que ha contagiado a la economía nacional e internacional.

“Los mercados mundiales de OPI comenzaron con fuerza en los primeros dos meses de 2020. Sin embargo, los inesperados y novedosos eventos que rodearon a Covid-19 afectaron la salud global de los mercados de valores causando turbulencias vistas por última vez durante la crisis financiera mundial de 2008. Esta extrema volatilidad del mercado hace que cualquier ambición de las empresas por hacerse públicas sea altamente incierta, tanto en términos de tiempo como de valoración”, sostuvo Paul Go, líder global de IPO de EY, una firma de consultoría.

Entre enero y marzo pasado se registraron 235 salidas a Bolsa en todo el mundo, con recursos levantados por 28,500 millones de dólares. Este número de ofertas públicas iniciales fue 11% mayor que el mismo periodo del 2019 y el monto recabado creció 89%, según el informe trimestral “Tendencias mundiales de OPI: Q1 2020”, de EY.

Lo que ayudó a este crecimiento fue una baja base de comparación, se argumenta en el documento, pues los mercados de valores no están en su mejor momento y las valuaciones de mercado son “bajas”, dicen los especialistas.

Asia a la cabeza

La región de Asia-Pacífico dominó la actividad en este primer tercio del año con 160 ofertas, con 16,800 millones de dólares de capital levantados, seguido del continente americano con 40 OPI’s que recaudaron 8,200 millones de dólares, mientras que Europa, Oriente Medio y África registraron 35 debuts con 3,500 millones en ingresos recaudados.

Las empresas del sector industrial sumaron las mayores salidas en el primer trimestre de 2020, seguidas de las de tecnología y atención médica.

Especialistas consideran que es difícil que los mercados de OPI se recuperen rápidamente en el segundo semestre de 2020 porque el brote del Covid-19 ha causado nerviosismo, incertidumbre y un impacto negativo en las actividades económicas mundiales.

“Las medidas de contención para evitar la propagación de la pandemia del Covid-19 crearon una volatilidad masiva en los mercados públicos, lo que condujo al cierre global total de los mercados de OPI’s. A fines de marzo, los precios estaban en sus niveles más bajos desde la crisis financiera mundial de 2009”, expuso en un estudio, Conor Moore, líder nacional en la firma de consultoría de KPMG Private Enterprise.

Mientras que la crisis se profundiza, las empresas de todo el mundo están reevaluando su rentabilidad (…) Los directores financieros están bajo una presión masiva para mantener el negocio a flote”, agregó.

Según un análisis de Renaissance Capital, la actividad de IPO generalmente se ve obstaculizada cuando el VIX está por encima de las 25 unidades y prácticamente no existe por encima de 40.

El conocido índice del miedo (VIX) ha escalado hasta este jueves en los 28.59 puntos, desde su pico más alto de 82.69 puntos registrado el 16 de marzo pasado.

La primera

En México después de dos años y medio sin ninguna empresa lanzado una oferta accionaria se divulgó que la empresa Cox Energy America prepara su debut en la Bolsa Institucional de Valores (Biva), con el objetivo de captar hasta 1,000 millones de pesos, uno de los montos más pequeños del que se tiene registro.

Otra próxima salida es la de Grupo Acosta Verde, que llevará a cabo el listado acciones en la BMV, pero sin hacer una oferta pública, después de la fusión de su subsidiaria inmobiliaria VIISA con Promecap, una empresa de adquisición con propósito especial (SPAC por su sigla en inglés).

“Por las condiciones actuales, creemos que será un desafío ver venir nuevos jugadores (en el mercado de renta variable) debido al nivel real de precios en el mercado”, manifestó José Manuel Allende, director general adjunto de Información de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), en la última conferencia telefónica con analistas bursátiles.

El pipeline o tubería de nuevas empresas buscando colocar sus acciones prácticamente se encontraba desierto, desde noviembre de 2017, cuando la última oferta fue lanzada por Grupo México Transportes, división ferroviaria del conglomerado Grupo México.

Según adelanta Renaissance Capital, una firma de investigación de OPI’s, después de la desaceleración de salidas a Bolsa registrada en marzo y en abril, el mercado comienza a abrirse en mayo ante una menor volatilidad y la reapertura progresiva de las actividades económicas, pero no será una tendencia en los próximos meses.

Para el líder global de EY, aunque el tercer trimestre suele ser un periodo más lento en la actividad de las Bolsas durante el año, puede haber una mayor cantidad de OPI’s a medida que se reinicien las actividades globales.

Otro estudio de Fitch Solutions advierte que la actividad caerá en el transcurso del segundo semestre del año, ya que es poco probable que el apoyo del Banco Central a la economía sea suficiente para estimular el crecimiento y, a su vez, alentar aún más la actividad en las ofertas públicas estadounidenses.

Además, este es un año electoral en los Estados Unidos y la ventana para hacer pública a una empresa se está reduciendo rápidamente.

“No esperamos un retorno total de la normalidad en los mercados de OPI hasta después de las elecciones estadounidenses. Aunque hay una serie de empresas que atraen un gran interés de los inversionistas, particularmente aquellas que ofrecen soluciones de salud, comerciales y de consumo a la pandemia actual”, agregó Conor Moore.

Según FactSet, la firma de datos financieros, únicamente 35 empresas se hicieron públicas en el primer trimestre de 2020 en los Estados Unidos, cifra 15% menor si se compara con el mismo periodo del 2019 y 35% menos que en el cuarto trimestre de dicho año.

Marzo fue un mes crítico, ya que de las 24 solicitudes registradas en el primer trimestre en Estados Unidos, solo dos fueron lanzadas al mercado.

Sin embargo, los especialistas consideran que el mercado de OPI seguirá cerrado hasta que las Bolsas de valores se estabilicen, haya signos más prometedores en la economía y las empresas reanuden sus inversiones.