El cobre subió el martes a máximos en una semana, respaldado por expectativas de que la creciente disputa comercial entre China y Estados Unidos no reducirá los flujos del metal.

El cobre en la Bolsa de Metales de Londres (LME) cerró con una ganancia de 1.2%, a 6,796 dólares la tonelada, tras subir en la sesión hasta 6,828 dólares.

China anunció el domingo aranceles por un valor de 3,000 millones de dólares a importaciones de alimentos y otros bienes estadounidenses en respuesta a los que el gobierno de Estados Unidos impuso al aluminio y al acero.

“La respuesta de China no fue tan agresiva”, opinó el analista de Commerzbank Eugen Weinberg. “Eso sugiere que es poco probable que el impacto en las importaciones chinas de metal sea importante. Tras la reciente caída de precios, los inversionistas están viendo algo de valor”, agregó.

Operadores anticipan que los precios del cobre se verán presionados por un crecimiento de los inventarios, un incremento de hasta 20%, a 383,025 toneladas desde el 22 de marzo en depósitos inscritos ante la LME.

En cuanto a los factores técnicos, el nivel de resistencia para los precios del cobre es de 6,830 dólares, cerca del promedio móvil de 21 días. El nivel de soporte es de 6,700 dólares, cerca del promedio móvil a 200 días.

El zinc subió 0.2%, a 3,280 dólares, impulsado por preocupaciones sobre la disponibilidad inmediata del metal. El níquel ganó 1.3%, a 13,475 dólares, tras tocar máximos en dos semanas a 13,660 dólares, ante una caída de los inventarios en Shanghai. En cambio, el aluminio bajó 1.3%, a 1,978 dólares, su mínimo desde agosto, en parte por un nivel récord de inventarios en Shanghai.