Los precios del cobre tocaron el martes su nivel más alto en casi siete semanas, aunque analistas advirtieron sobre una demanda débil que podría provocar una corrección, mientras que el aluminio y el zinc subieron con fuerza porque los fondos siguen siendo optimistas con el sector.

Daba respaldo a los precios un dólar más débil, que hace que las materias primas que se transan en esa moneda sean más baratas para tenedores de otra divisa.

El cobre subió 2.6% a 5,943 dólares por tonelada, su nivel más alto desde el 7 de diciembre.

Los precios del cobre y el zinc están artificialmente más altos , dijo Gianclaudio Torlizzi, socio de la consultora T-Commodity, citando el interés comprador de fondos. Pero la demanda es débil, el mercado físico no está siguiendo esta subida. El mercado está en serio riesgo de corregir a la baja , agregó.

Señales de una decepcionante demanda del metal rojo se conocieron el lunes cuando el Grupo Internacional de Estudios del Cobre refirió que el mercado global de cobre refinado pasó a un superávit de 48,000 toneladas en octubre desde un déficit de 18,000 toneladas un mes antes.

El aluminio a tres meses subió 1%, a 1,867 dólares por tonelada, tras haber tocado más temprano 1,883 dólares, su nivel más alto desde mayo del 2015.

Operadores citaron un artículo de Bloomberg que decía que China estaba delineando planes que detendrán 3.3 millones de toneladas de capacidad operacional de aluminio durante el invierno para combatir la contaminiación

El zinc ganó 1.3%, a 2,827 dólares por tonelada, después de tocar 2,822.50 dólares, su nivel más alto desde el 15 de diciembre.

El plomo subió 1.5%, a 2,392 dólares, el níquel ganó 0.8%, a 9,790 dólares, y el estaño subió 1.4%, a 20,400 dólares.