La sorpresiva suspensión de la salida a Bolsa récord de 37,000 millones de dólares de Ant Group, podría provocar  que su valor de capitalización bursátil se vea afectado.

La decisión de último minuto de los reguladores de China fue vista por analistas e inversionistas como un intento de reducir el tamaño del imperio del fundador de Ant, Jack Ma, aunque señalan que todavía esperan que la empresa cotice en Hong Kong y Shanghái.

“Es probable que el negocio de Ant se vea restringido por nuevas regulaciones financieras. Como resultado, el precio de la OPI relanzada probablemente se reducirá”, dijo Andrew Collier, director gerente de Orient Capital Research.

Ant ha intentado presentarse como una empresa de tecnología en vez de como un gigante financiero y su valoración hasta ahora se ha beneficiado de su enfoque tecnológico. Pero los reguladores chinos se han sentido incómodos con partes de su imperio en expansión, como por ejemplo, su lucrativo negocio de préstamos en línea, que contribuyó con casi el 40% de sus ingresos totales en el primer semestre del año.

Bajo el borrador de las normas publicado el lunes, los prestamistas en línea en China tendrían que invertir más de su propio capital para préstamos, lo que se cree perjudicará el modelo de negocios de Ant. Las filiales de copréstamo de Ant, Huabei y Jiebei, tampoco podrán vender productos de gestión patrimonial, según analistas.

Luego de la suspensión de la OPI las acciones de Alibaba cayeron  8.1% en Nueva York el martes, su peor caída intradía desde que cotiza en Bolsa. Sin embargo, ayer 4 de noviembre, ganaron 3.55% y cotizan sobre los 295 dólares cada una.

Se desconoce la naturaleza exacta de las preocupaciones de los reguladores y cuánto tiempo podría durar una suspensión.

Ant dijo que mantendrá una estrecha comunicación con las autoridades reguladoras y las bolsas de Hong Kong y Shanghái sobre el progreso de su OPI.