La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) planteó ajustes adicionales a las disposiciones en materia de derivados. La intención es homologar la regulación que aplica a las bolsas de valores, cámaras de compensación, operadores y socios liquidadores del mercado de derivados.

De acuerdo con la CNBV, con estas reglas se busca mejorar los procedimientos, por lo que se adoptarán acciones que contribuyan a dar continuidad a la operación de estos intermediarios ante situaciones que dificulten la oferta de estos instrumentos.

Las normas consideran criterios relativos a la identificación de las posibles fuentes de riesgo y la adopción de las estrategias necesarias para responder a cualquier contingencia; para ello se tomó como base escenarios de emergencia en México y en otras naciones.

Los intermediarios tendrán la obligación de realizar pruebas para detectar vulnerabilidades de los medios electrónicos, de procesamiento, telecomunicaciones y equipos automatizados, que prevengan el acceso y uso no autorizado, lo que contempla a toda su infraestructura tecnológica.

Como parte de los ajustes, los sistemas informáticos que utilicen los operadores, socios liquidadores, cámaras de compensación y casas de bolsa deberán minimizar el riesgo de interrupción de la operación con base en mecanismos de respaldo y procedimientos de recuperación de la información, así como de la infraestructura tecnológica para su procesamiento.

Incluso deberán mantener registros de auditoría, que incluye la información con detalle de la operación o actividad que efectúen los usuarios, administradores de bases de datos y de sistemas, así como los procedimientos para su revisión periódica.

[email protected]