El inversionista estadounidense, Warren Buffett, dio unos sorprendentemente sencillos consejos financieros en el último informe anual de Berkshire Hathaway, y da un extraordinario voto de confianza a Vanguard, según publica hoy Financial Times.

El denominado "Oráculo de Omaha" estipuló en su testamento que cuando fallezca, el 10% del efectivo destinado a su mujer consista en una cartera bonos del Estado a corto plazo y el 90% restante en un fondo indexado al Standard and Poors 500 de muy bajo costo.

Buffett sugiere, concretamente, el fondo de la firma de inversión Vanguard, y añade que los resultados a largo plazo de esta política de inversión son muy superiores a los de otras inversiones, ya sean fondos de pensiones, de instituciones o individuales, que utilizan gestores que cobran altas comisiones.

El inversionista destaca el beneficio de los fondos de bajas comisiones, y acentúa que el objetivo de los inversionistas no profesionales no debe centrarse en el beneficio de las acciones que más ganan, sino ser propietario de una muestra representativa de negocios que en conjunto han tenido buenos resultados.

Buffett ataca asimismo a la gestión activa, y señala que continuamente se mete prisa a individuos e instituciones para comprar y vender activos mediante los cuales las firmas de inversión se benefician por el mero hecho de asesorar y efectuar las transacciones.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica

[email protected]