Los rendimientos de los bonos gubernamentales de largo plazo en México apenas y han visto ligeras presiones alcistas, a pesar de la depreciación que ha registrado el peso ante los embates externos derivados de la crisis política europea, y siguen siendo atractivos a inversionistas extranjeros ante la conjugación de sólidos fundamentales macroeconómicos y los altos diferenciales con otros.

Con una crisis de deuda en Europa que se ha visto agravada por la falta de acuerdos políticos en la región, la búsqueda de refugio en activos como los bonos estadounidenses y alemanes y divisas como el dólar y el yen se incrementa en detrimento de sus similares en otras regiones.

No obstante, en México el mercado de deuda apenas ha registrado presiones.

Los inversionistas reconocen el buen tono de los fundamentos de la economía mexicana y, por otro lado, un banco central que mantiene tasas muy atractivas con relación a la deuda de otros países similares , escribió Rodolfo Campuzano, director de Análisis de Invex.

Las tasas que paga el bono mexicano se comparan con las que brinda actualmente España bajo una coyuntura económica totalmente distinta a la mexicana, con fuertes problemas de endeudamiento y de salud de su sistema financiero, además de estar en medio de una recesión económica.

En lo que va de mayo, la tasa del bono mexicano a 10 años ha pasado, de 6.3 a 6.1%, al cierre del martes, mientras que el tipo de cambio se ha depreciado 5.6 por ciento. En tanto, su similar estadounidense ha caído en 16 puntos base a 1.79% en el mismo periodo.

De este modo, con un diferencial de tasas de poco más de cuatro puntos porcentuales entre las tasas mexicanas y estadounidenses, los bonos mexicanos siguen siendo atractivos para los inversionistas extranjeros, que aún mantienen sus flujos hacia el mercado mexicano, de acuerdo con Santander.

TENENCIA EXTRANJERA, ?EN MÁXIMOS HISTÓRICOS

Así, de acuerdo con el último reporte del Banco de México al 10 de mayo, la posición de extranjeros en bonos M fue de 44.1% del total en circulación, por un monto de 777,439 millones de pesos, un nuevo máximo histórico.

En lo que va del 2012 han entrado al mercado de deuda 69,787 millones de pesos.

No obstante, hay analistas que son menos optimistas y advierten que las condiciones de la economía mexicana no han cambiado drásticamente desde el último episodio de fuerte volatilidad vivido en los mercados en septiembre pasado (también a causa de la crisis europea), para justificar una postura más defensiva del mercado de deuda frente a otros episodios de volatilidad.

En México, las tasas de bonos M y derivados de TIIE28 han mostrado un comportamiento más defensivo que otros activos (…), las tasas de estos instrumentos no reflejan las condiciones actuales , destacó Alejandro Padilla, subdirector de Estrategia de Renta Fija y Tipo de Cambio de Banorte-Ixe.

Así, en ambos periodos la tasa del bono estadounidense a 10 años alcanzó mínimos históricos de 1.68%, su similar mexicano se ubicó en 6.9% en septiembre y en 6.18% actualmente; mientras, hace ocho meses el dólar rozó los 14 pesos y actualmente se ubica en 13.85 unidades, ejemplificó Padilla.