A lo largo de la semana, se dieron a conocer diversas noticias que impactaron de manera positiva los mercados financieros locales; específicamente, en el mercado cambiario, el peso registró una significativa apreciación semanal de 1.35% frente al dólar, para ubicar el tipo de cambio spot en 13.30 pesos por dólar. Entre las noticias antes mencionadas, destacan las siguientes:

  • La agencia Standard & Poor’s (S&P) mejoró la calificación crediticia de la deuda soberana de México en la clasificación de corto plazo, moneda extranjera (a A-2 desde A-3 ); cabe destacar que la agencia dejó en claro que el cambio de calificación no fue debido a una mejora en la calificación crediticia de corto plazo del País, sino a un ajuste en su metodología.
  • Derivado de la acción antes mencionada, S&P también mejoró la calificación crediticia de los ocho principales bancos mexicanos.
  • La Fed dejó abierta la posibilidad de un nuevo programa de estímulo monetario en la publicación de minutas de su último Comité de Mercado Abierto; de acuerdo con las minutas, una nueva ronda de estímulos monetarios Quantitative Easing (QE3) provocó división de opiniones. Mientras unos consideraban que el estímulo podría ser necesario para promover el crecimiento y bajar la tasa de desempleo, otros mencionaron que la política sería sólo necesaria si la recuperación económica perdiera momentum, los riesgos externos se vieran más desafiantes o bien, si la inflación permaneciera por debajo de 2 por ciento.
  • La tasa de rendimiento al vencimiento de la nota del Tesoro de EU a 10 años, que representa el costo de oportunidad para las inversiones en el mercado local de deuda, rompió la barrea psicológica de 1.50% al finalizar la semana en 1.49 por ciento.

En el contexto antes descrito, el mercado de bonos M finalizó la jornada del viernes 13 de julio con avances en los precios -bajas en tasas- de los bonos con plazos de vencimiento más largos.

En términos de nuestro índice de seguimiento, este mercado tuvo un moderado avance semanal de 0.33% que llevó a 11% las ganancias acumuladas durante el año, las cuales equivalen a una tasa de inversión anualizada de 21.26 por ciento. En los plazos superiores a 10 años, el avance semanal fue de 0.74% con ganancias efectivas a lo largo del 2012 de 19.24% (38.39% anualizado). La tasa del bono M a 10 años alcanzó un nuevo mínimo histórico de 5.15% mientras que la tasa de 6.30% que ofrece el Bono M a 30 años aún se ve muy atractiva bajo parámetros internacionales.

En el mismo sentido, pero con una perspectiva quizá más favorable por el repunte que se prevé para la inflación en la segunda mitad del año, los udibonos con mayores plazos de vencimiento -alrededor de 30 años- presentaron un muy importante avance semanal de 1.20% y en el año acumulan ganancias efectivas de 24.43% (49.71% anualizado). La tasa del Udibono a 30 años cerró la semana en 2.54%, una tasa de rendimiento real que, ante el repunte de inflación esperado para los próximos meses, tiene mucho valor en términos de tasa nominal implícita.

*El autor de este artículo es responsable de la preparación y contenido del mismo y refleja fielmente su opinión personal. Certifica que su compensación es independiente de las opiniones aquí expresadas.