Desde mediados de julio, las tasas de rendimiento de los bonos M registran presiones a la alza, que posiblemente reflejan la preocupación de los inversionistas locales ante la aceleración de la inflación al consumidor en julio, con lo cual acumula tres meses consecutivos de rápido incremento y que, de acuerdo con los pronósticos de nuestros economistas de Banamex, permanecerá por encima de 4.0% anual hasta noviembre de este año.

Por otro lado, es posible que el repunte en la inflación, más allá del efecto estacional típicamente adverso en la segunda mitad del año, pueda ser aumentado por las fuertes presiones alcistas sobre los precios de los granos básicos en los mercados internacionales de commodities, toda vez que México es un importante importador de cereales. En este sentido, destacan el precio del maíz ,que en julio se incrementó 24.59%, y el del trigo, que aumentó 25.16 por ciento.

Lo anterior puede condicionar rebotes en las tasas de interés locales, por lo que el mercado de bonos M bien puede continuar en el proceso de ajuste que inició a mediados de junio, cuando las tasas alcanzaron mínimos históricos. No obstante, cabe destacar que en lo que va del año y a pesar del ajuste de las últimas semanas, el mercado de bonos M acumula importantes ganancias efectivas de 10.39%, que equivalen a una tasa de inversión anualizada de 17.30 por ciento.

En relación con el incremento de los precios al consumidor, es conveniente destacar que en julio la inflación presentó una aceleración importante, para alcanzar una tasa anual de 4.42% frente a la tasa de 4.34% observada en junio.

Si bien es cierto que en esta ocasión la mayor parte del incremento refleja el impacto que el brote de gripe aviar en Jalisco tuvo sobre el precio del huevo, el cual se contabiliza en la inflación no subyacente, también es verdad que los diferentes choques de oferta observados durante el año han tenido fuertes impactos negativos en la canasta de consumo básico, por lo que conllevan a un eventual potencial de afectación del proceso general de precios en la economía.

Otro factor adicional que puede provocar un rebote de las tasas locales proviene de la coyuntura reciente en Estados Unidos y Europa, donde las tasas de los bonos del Tesoro han presentado presiones alcistas para alcanzar 1.66% en la referencia a 10 años.

Esto genera un ambiente de menor aversión al riesgo, condicionado por los siguientes eventos:

• En EU se dieron a conocer buenos datos económicos a principios de agosto, donde destaca la nómina no agrícola de julio con la creación de 160,000 empleos que rompe la tendencia de debilitamiento observada en este indicador durante los últimos meses.

• La percepción de una mejora en Europa después de las declaraciones del Presidente del Banco Central Europeo en torno de un posible plan para la compra de bonos soberanos de países con problemas.

*El autor de este artículo es responsable de la preparación y contenido del mismo y refleja fielmente su opinión personal. Certifica que su compensación es independiente de las opiniones aquí expresadas.