Las bolsas europeas ganaron fuerza la jornada de este viernes ante renovadas esperanzas de un despegue económico.

La Bolsa de París subió un 1.54% la última sesión de la semana, el mercado de Fráncfort un 1.43%, Milán (1.14%), Londres (1.15%). Y la plaza de Madrid encabezó las ganancias con un 2 por ciento.

Las acciones europeas saltaron lideradas por las ganancias en los sectores de energía y minoristas después de que la Reserva Federal dijo que no habrá movimientos inmediatos para endurecer la política monetaria, aliviando el temor a una aceleración de la inflación en Estados Unidos.

El índice paneuropeo STOXX 600 ganó un 1.1%, liderado por las acciones relacionadas con el crudo y el gas y las minoristas.

Pese a todo, el referencial cerró la semana con una caída del 0.5%, en medio de un aumento en los precios de las materias primas y señales de un avance de la inflación en Estados Unidos que elevaron el temor a un alza en las tasas de interés antes de lo esperado por parte de la Fed.

No obstante, la confianza mejoró ante las garantías de la Fed sobre su política monetaria, al tiempo que indicó también que no reducirá de inmediato sus inyecciones de efectivo, que han impulsado a los mercados financieros.

Aunque las subidas de precios son un problema menor en la zona euro, los inversores han actuado al hilo de Wall Street durante gran parte de la semana. No obstante, los analistas creen que Europa sigue siendo una elección atractiva para los inversionistas globales.

Sebastian Raedler, estratega de inversiones en BofA Global Research, escribió: "Vemos una mejora adicional del 5% para el STOXX 600 y del 10% para las cíclicas frente a las defensivas, del valor ante el crecimiento y las financieras, que se benefician tanto de la aceleración del crecimiento como del alza del rendimiento de los bonos".

Las minutas de la última reunión de política monetaria del Banco Central Europeo mostraron que las autoridades prepararon el escenario para una decisión el 10 de junio sobre el futuro de sus compras de emergencia de bonos cuando se reunieron en abril, aunque no llegaron a discutir su próximo movimiento.

Entre las acciones individuales, el italiano Banco BPM ganó un 3% después de que Deutsche Bank mejoró su recomendación a "compra", mientras que el grupo de alimentación francés Danone cedió un 0.3% luego que Goldman Sachs rebajó sus papeles a "venta".