Las bolsas de Asia se encaminaban el miércoles 4 de enero a una séptima sesión consecutiva de ganancias y el dólar operaba cerca de unos máximos en 14 años, luego de que varios datos económicos optimistas impulsaron a Wall Street el día anterior.

El índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón sumaba un 0.2%. En su primer día de operaciones del año, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio trepó un 2.4% a su máximo de cierre desde diciembre del 2015.

El referencial japonés fue apoyado por un sondeo privado que mostró que la actividad del sector manufacturero de Japón se expandió en diciembre a su mayor ritmo en un año gracias a un repunte de las órdenes.

El estado de ánimo mejorado vino luego del reporte de una serie de encuestas fabriles optimistas de China, la zona euro y Estados Unidos. Analistas de Barclays dijeron que su medida de la confianza de la manufactura mundial alcanzó su nivel más alto desde diciembre del 2013.

La actividad fabril en Estados Unidos se aceleró a un máximo nivel en dos años en diciembre, ante una fuerte alza de nuevos pedidos y del empleo, y el sector manufacturero de la zona euro se expandió a su ritmo más rápido en cinco años.

El índice de actividad fabril de Estados Unidos del Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM, por su sigla en inglés) reveló un fuerte repunte en los precios de materias primas, lo que avivó la especulación de que las medidas de estímulo propuestas por el presidente electo Donald Trump podrían acelerar la inflación.

El índice dólar, que sigue el desempeño de la moneda estadounidense contra una canasta de seis divisas importantes, cotizaba a 103.32. Frente a la moneda japonesa, el dólar subía a 118.11 yenes. El euro negociaba a 1.0402 dólares.

En los mercados de materias primas, los precios del petróleo se estabilizaban tras caer más de un 2% el martes. Los futuros del petróleo en Estados Unidos sumaban 40 centavos, a 52.73 dólares por barril, y el crudo Brent de Londres añadía 43 centavos, a 55.90 dólares por barril.

Bolsa de Tokio repunta 2.51% en su primera sesión de 2017

La Bolsa de Valores de Tokio cerró este miércoles con ganancia de 2.51 por ciento en su primera sesión de 2017, alcanzando su máximo en 13 meses tras datos positivos de Estados Unidos y China y la debilidad del yen.

Las ganancias de los sectores papel y pasta de celulosa, cristal, y automóvil y componentes impulsaron a los índices al alza.

El referencial japonés fue apoyado por un sondeo privado que mostró que la actividad del sector manufacturero de Japón se expandió en diciembre a su mayor ritmo en un año gracias a un repunte de las órdenes.

El estado de ánimo mejorado vino luego del reporte de una serie de encuestas fabriles optimistas de China, la zona euro y Estados Unidos.

Analistas de Barclays dijeron que su medida de la confianza de la manufactura mundial alcanzó su nivel más alto desde diciembre del 2013.

La actividad fabril en Estados Unidos se aceleró a un máximo nivel en dos años en diciembre, ante una fuerte alza de nuevos pedidos y del empleo, y el sector manufacturero de la zona euro se expandió a su ritmo más rápido en cinco años.

Nikkei trepa a mayor nivel de cierre en 13 meses por datos globales optimistas

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio comenzó su negociación del 2017 con fuerza el miércoles, luego de que los inversores recibieron con beneplácito unos datos económicos globales publicados durante unos festivos en Japón.

El Nikkei trepó un 2.5% a 19,594.16 puntos, con lo anotó sus mayores ganancias en unos dos meses y cerró en su nivel más alto desde comienzos de diciembre del 2015.

>em> Con información de Notimex y Reuters

rarl