El principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) alcanzó el viernes un máximo histórico al llegar a 49,083.85 unidades.

Llegar a esos niveles representa la confianza de los inversionistas. Significa que están mucho más constructivos, que el impacto por los resultados electorales de Estados Unidos ya lo están midiendo bien y que las expectativas que tienen son mucho mejores a las que esperaban ese momento, creo que eso es un buen indicador , aseguró el director general de la BMV, José Oriol Bosch Par.

No obstante, el nivel logrado también es reflejo de las expectativas positivas hacia las emisoras que cotizan en la BMV y por los buenos resultados financieros del cierre de año que reportaron hace algunas semanas.

El nuevo récord se impuso al último alcanzado el 15 de agosto pasado, cuando cerró en 48,694.90 unidades y se ha recuperado de las fuertes caídas registradas desde que Donald Trump fue elegido presidente de los Estados Unidos; la más profunda fue el 10 de noviembre, cuando descendió a las 47,611.44 unidades.

Después de los comicios de la Unión Americana pasamos de pánico y de un pesimismo exagerado a una recuperación, agregó el directivo en entrevista en el marco de la 80 Convención Bancaria, ahora el IPC está en niveles de 49,000 puntos, se ha ido recuperando de forma gradual y estamos arriba del que teníamos antes de esa noticia .

Reconoció que incertidumbre en el mercado siempre existirá, principalmente cuando hay eventos inesperados como el triunfo de Donald Trump. Por ahora, el mercado parece retomar la calma.

Crecer vía Bolsa, el objetivo

José Oriol Bosch aseguró que uno de los objetivos es lograr que las empresas sean grandes gracias al financiamiento que ofrece la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) a través de sus diferentes productos o instrumentos financieros.

Reiteró la urgencia de romper con el paradigma de que el acceso al mercado es sólo para las grandes empresas y que invertir en Bolsa es sólo para millonarios, pues a través de las casas de Bolsa hay diversas vías para convertirse en un inversionista con montos mínimos.

La percepción que hay tanto del lado del emisor como del inversionista es que nada más es para las grandes empresas, pero hay diferentes productos para cada una, como puede ser un Certificado de Capital de Desarrollo, acciones o deuda, lo que queremos es que las empresas sean grandes gracias a la Bolsa , aseveró.

Ser incluyentes, el reto

En la actualidad hay 350 empresas que se benefician del financiamiento bursátil, de las cuales 145 a través del listado de sus acciones y el resto con la emisión de deuda.

De las emisoras registradas, 90% se concentran en cuatro estados: Ciudad de México (243), Nuevo León (47); Jalisco (15) y Estado de México (11).

Empresas de 13 entidades no han tenido acercamiento a la BMV. El resto de los estados del país está representado por una o dos compañías. Por ello, la BMV realiza esfuerzos de promoción en todo el país, donde destaca los beneficios no sólo de obtener financiamiento, sino de convertirse en una empresa transparente, con un gobierno corporativo fortalecido.

Uno de los retos principales es promover la cultura financiera y bursátil. Las empresas desconocen que la BMV es más incluyente de lo que piensan, que los requerimientos son menores, que los trámites, los costos y la burocracia no son lo que ellos creen , aseguró.

Llevar una empresa a bolsa toma tiempo porque deben prepararse en todos los requerimientos de gobierno corporativo, información financiera; esta tarea puede llevar meses o más de un año, estamos haciendo el esfuerzo, los resultados los estamos comenzando a ver, tanto en capitales como en el mercado de deuda .

De hecho cuando las firmas entienden los beneficios de ser públicas y transparentes es cuando toman la decisión.

BIVA, ¿aliado?

Al referir la llegada de una segunda Bolsa de Valores en México, Bosch confió en que, más allá de la competencia que pueda representar, podría ser un aliado en el esfuerzo para desarrollar el mercado mexicano y promover la cultura bursátil.

Claramente nosotros estamos haciendo un esfuerzo por crecer el mercado, para desarrollarlo todo lo que podamos y ojalá la competencia esté en línea con nosotros. Esperamos que la competencia sea buena , acotó.

Enseguida agregó que la gran pregunta es si la solución para crecer el mercado mexicano es tener varias bolsas, pero en su opinión el principal problema no es que existan más, sino desarrollar la educación financiera, la cultura de gobierno corporativo y perder el miedo a la transparencia.

Por el lado de la competencia, el directivo aseguró que el chip de estar preparados para la competencia ya la tenían aún sin la presencia de un nuevo jugador. Ejemplificó que el mercado global (Sistema Internacional de Cotizaciones) funciona como una competencia porque los inversionistas pueden acceder a más de 1000 valores listados en otras bolsas de Valores del mundo.

Vienen más emisiones

Ahora que se ha reducido la volatilidad e incertidumbre desatada a raíz del resultado electoral en Estados Unidos, se espera que las emisiones en el mercado se reactiven.

De acuerdo con el director deneral de la BMV, actualmente hay solicitudes confidenciales de empresas para buscan listar sus acciones. También se espera pronto la colocación de una segunda Fibra E y de un Certificado de Proyectos de Inversión, instrumentos que se crearon el año pasado para fondear proyectos de energía e infraestructura.

En el mercado de deuda también se anticipan próximas emisiones, aun cuando el nivel de las tasas de interés se está incrementando, pues para las empresas sigue siendo una oportunidad para financiarse a largo plazo.

[email protected]