Las negociaciones para que el FMI aporte fondos para sacar a Grecia de su crisis económica han avanzado, pero queda camino por recorrer, dijo este jueves un portavoz de la entidad.

Las discusiones prosiguen en Bruselas entre representantes de Grecia, de la Eurozona y del Fondo Monetario Internacional (FMI) quienes buscan ponerse de acuerdo en reformas como las de jubilaciones y la del mercado laboral, dijo Gerry Rice, portavoz del FMI.

"Se han hecho progresos pero queda trabajo por hacer para salvar las diferencias que subsisten", añadió.

No hay una fecha establecida para alcanzar un eventual acuerdo.

Atenas precisa un préstamo para honrar deudas por 7,000 millones de euros en julio so pena de caer en cesación de pagos.

Ese desembolso requerido por Atenas forma parte del programa de 85,000 millones de euros acordado en 2015 para el rescate de Grecia.

El FMI ha dicho una y otra vez que la deuda de Grecia es insostenible y debe ser reestructurada y demanda encontrar formas de atenuarla como condición para liberar fondos para ese país.

Sin embargo, gobiernos europeos, especialmente el de Alemania, se resisten a aliviar la deuda griega. Contestan la postura del FMI al insistir en que Grecia debe ser obligada a aplicar reformas, entre ellas la de su sistema de previsión social, y disponer privatizaciones y aumentos de impuestos.

estrategias@eleconomista.mx