Dos días después de presentar un positivo reporte trimestral, las acciones de Apple, que cotizan en el índice Nasdaq de la Bolsa de Nueva York, subieron 6.10% para pasar de 121.35 a 128.75 dólares por título.

Apple Inc comunicó el martes un alza en sus ventas del iPhone superior a la esperada para el trimestre cerrado el 31 de diciembre, gracias a la fuerte demanda por la última versión de su emblemático teléfono inteligente.

En el último trimestre, la empresa fundada por Steve Jobs vendió 78.3 millones de iPhone, por encima de las 74.78 millones de unidades del mismo periodo del año pasado.

De hecho, se trató del primer trimestre en que las ventas de su icónico producto aumentan en un año.

Lo anterior generó que su valor de capitalización pasara de 647,076 millones de dólares a 686,548 millones de dólares, esto significaría una ganancia en capitalización de 39,472 millones de dólares en una jornada.

Buen rendimiento

En lo que va del 2017, el rendimiento que ha tenido la acción de Apple en Wall Street ha sido de 11.16%, teniendo una utilidad en capitalización de 68,959 millones de dólares, hasta la cotización.

El año pasado la empresa tecnológica con sede en Cupertino, California, generó un rendimiento en la acción de 10.03%, esto es, una ganancia de 30,729 millones de dólares.

La compañía proyectó ingresos totales de entre 51,500 millones y 53,500 millones para el trimestre en curso. Analistas esperan ventas de 53,790 millones según la media recopilada por Reuters.

Factor Trump

El nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prometió varias veces que obligaría a la marca de la manzana a repatriar su producción. Sin embargo, mientras muchos de los grandes grupos optaron tras la elección por prometer puestos de trabajo o inversiones en Estados Unidos, Apple se ha mantenido con un perfil mucho más bajo.

Sea o no por motivos políticos, Apple no está en la misma situación que los fabricantes de automóviles que han deslocalizado fábricas de Estados Unidos en el extranjero para reducir costes, dice Dan Panzica, experto en subcontratación manufacturera en la firma IHS.

Apple dispone en Asia de un complejo sistema de fabricación que va mucho más allá de los subcontratados que ensamblan sus dispositivos, ya que se apoya en un enorme sistema de fabricantes de componentes y piezas de repuesto.

China le ofrece también importantes fuentes de materias primas y mano de obra barata, flexible y muy abundante para ensamblar cada año decenas de millones de iPhone.

Para Roger Kay, analista de Endpoint Technologies, sería muy difícil de replicar ese proceso con trabajadores estadounidenses, a menos que se opte por un sistema de automatización masiva, lo cual desvirtuaría el objetivo inicial de la creación de empleos (Con información de Rafael Mejía y Agencias).

[email protected]